Saltar al contenido

¿Cómo contamina la energía solar?

marzo 16, 2022
¿Cómo contamina la energía solar?

Por qué es buena la energía solar

Su privacidad es importante para nosotros. Al enviar este formulario, usted da su consentimiento para que AWM Network y hasta 4 proveedores se pongan en contacto con usted por correo electrónico, web push, teléfono (incluidas las llamadas automatizadas) y/o SMS con detalles o presupuestos para su consulta y dichos productos, y/o para confirmar sus requisitos de productos. Usted tiene ciertos derechos en relación con sus datos personales, incluido el derecho a oponerse a la comercialización directa.

El sol es una enorme fuente de energía que ha sido aprovechada recientemente. Proporciona inmensos recursos que pueden generar electricidad limpia, no contaminante y sostenible, con lo que no se producen emisiones de calentamiento global. En los últimos años se ha descubierto que la energía solar puede ser recogida y almacenada, para ser utilizada a escala mundial con el fin de sustituir eventualmente las fuentes de energía convencionales. A medida que el mundo se orienta hacia una energía más limpia, la energía solar ha experimentado un aumento significativo de su importancia.

Los sistemas de energía solar ofrecen importantes beneficios medioambientales en comparación con las fuentes de energía convencionales, por lo que contribuyen en gran medida al desarrollo sostenible de las actividades humanas. Sin embargo, a veces el despliegue a gran escala de estos sistemas tiene que enfrentarse a posibles consecuencias negativas para el medio ambiente. Estos posibles problemas pueden suponer una fuerte barrera para el avance de estos sistemas en algunos consumidores.

¿Son los paneles solares mejores para el medio ambiente?

El sol es una fuente de energía abundante que nos proporciona energía limpia y sostenible. Se calcula que una hora de luz solar recibida por la Tierra es suficiente para satisfacer nuestras necesidades energéticas durante un año. Las desventajas medioambientales de la energía solar incluyen la pérdida de hábitat, la alteración del uso del suelo, la presión sobre los recursos hídricos, la exposición a materiales peligrosos y la contaminación del suelo, el aire y los recursos hídricos.

Pérdida de hábitatLas plantas solares de mayor envergadura requieren un vasto paisaje para la instalación de paneles solares para la captación de energía. Esto significa que hay que despejar enormes extensiones de terreno, incluida la vegetación. Esto puede conducir directamente a la destrucción y fragmentación de los hábitats de la fauna.  Además, las actividades de construcción durante la instalación de centrales solares a gran escala pueden provocar mayores niveles de contaminación atmosférica y acústica que afectan a la flora y la fauna de un barrio más grande. El desvío de agua para la fabricación y los sistemas de refrigeración de los paneles solares también tiene un impacto negativo en la vida silvestre.  Leer más sobre Mitos y realidades de la alimentación de una casa con paneles solaresTambién hay problemas con los paneles solares. Los productos químicos tóxicos utilizados en la fabricación de paneles solares pueden provocar la degradación de los recursos hídricos y de la tierra, lo que a su vez influye negativamente en la fauna existente en la zona.

Residuos de paneles solares

Las tecnologías de energía solar y las centrales eléctricas no producen contaminación atmosférica ni gases de efecto invernadero durante su funcionamiento. El uso de la energía solar puede tener un efecto positivo e indirecto en el medio ambiente cuando la energía solar sustituye o reduce el uso de otras fuentes de energía que tienen mayores efectos en el medio ambiente. Sin embargo, existen problemas medioambientales relacionados con la producción y el uso de las tecnologías de energía solar.

Las tecnologías de energía solar requieren el uso de materiales, como los metales y el vidrio, cuya fabricación requiere mucha energía. Los problemas medioambientales relacionados con la producción de estos materiales podrían asociarse a los sistemas de energía solar al realizar el ciclo de vida o el llamado análisis medioambiental de la cuna a la tumba. Los estudios realizados por varias organizaciones e investigadores han llegado a la conclusión de que los sistemas fotovoltaicos pueden producir la cantidad de energía equivalente a la que se utilizó para fabricarlos en un plazo de 1 a 4 años. La mayoría de los sistemas fotovoltaicos tienen una vida útil de hasta 30 años o más.

Para fabricar células y paneles fotovoltaicos se utilizan productos químicos peligrosos que deben manipularse con cuidado para evitar su liberación al medio ambiente. Algunos tipos de tecnologías de células fotovoltaicas utilizan metales pesados, y estos tipos de células y paneles fotovoltaicos pueden requerir una manipulación especial cuando llegan al final de su vida útil. Algunos sistemas solares térmicos utilizan fluidos potencialmente peligrosos para transferir el calor, y las fugas de estos materiales podrían ser perjudiciales para el medio ambiente. Las leyes medioambientales de Estados Unidos regulan el uso y la eliminación de materiales peligrosos. El Departamento de Energía de EE.UU. está apoyando varios esfuerzos para abordar los problemas de fin de vida relacionados con las tecnologías de energía solar, incluyendo la recuperación y el reciclaje de los materiales utilizados para fabricar células y paneles fotovoltaicos. Varios estados han promulgado leyes que fomentan el reciclaje de los paneles fotovoltaicos.

Producción de paneles solares

La energía solar hace mucho más por usted que simplemente ahorrar dinero en sus facturas de energía. Cuando compra sistemas de tecnología solar para su hogar o negocio, la tecnología solar, como los paneles solares, también le permite contribuir a la causa de una menor contaminación en la Tierra. La energía solar es una solución instantánea para abordar los problemas de sostenibilidad energética que prevalecen en la sociedad moderna. Pero, ¿cómo se equipara la compra de energía solar con la reducción de la contaminación? He aquí varias formas que demuestran los beneficios que tiene la energía solar en la reducción de la contaminación en el medio ambiente.

El 72% de la contaminación del agua procede de las centrales eléctricas de carbón; ¡es una cifra preocupante para nuestra salud personal y medioambiental! ¿Por qué el carbón es responsable de tanto uso del agua? Cuando se genera carbón, gas natural, petróleo y energía nuclear, los procesos de la planta requieren grandes cantidades de agua para enfriar todo; las plantas deben cumplir con estrictos requisitos de enfriamiento. Debido a la forma en que la planta procesa el agua (que proviene de las etapas de enfriamiento de la producción de energía), las centrales eléctricas vierten millones de toneladas de metales tóxicos, como el mercurio, el plomo y el arsénico, en nuestras vías fluviales. Las centrales nucleares liberan el isótopo nuclear tritio en las aguas subterráneas. La contaminación tóxica del agua de estas centrales termoeléctricas se ha relacionado con el cáncer, los trastornos neurológicos y la degradación del medio ambiente.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad