Saltar al contenido

¿Cómo afectan las placas solares al medio ambiente?

marzo 17, 2022
¿Cómo afectan las placas solares al medio ambiente?

¿Los paneles solares son mejores para el medio ambiente?

Nada de lo anterior. Las citas proceden más bien de un alto funcionario chino del sector solar, de un veterano de 40 años de la industria solar estadounidense y de investigadores del Instituto Alemán de Fotovoltaica de Stuttgart.

Dado que son pocos los periodistas especializados en medio ambiente que están dispuestos a informar sobre algo que no sean las buenas noticias sobre las energías renovables, han sido los científicos medioambientales y los líderes de la industria solar los que han dado la voz de alarma.

«Llevo trabajando en el sector solar desde 1976 y eso es parte de mi culpa», dijo el veterano promotor solar a Solar Power World el año pasado. «He participado en la instalación de millones de paneles solares y ahora están envejeciendo».

La Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) estimó en 2016 que había unas 250.000 toneladas métricas de residuos de paneles solares en el mundo a finales de ese año. IRENA proyectó que esta cantidad podría alcanzar los 78 millones de toneladas métricas en 2050.

Los paneles solares suelen contener plomo, cadmio y otras sustancias químicas tóxicas que no pueden eliminarse sin romper todo el panel.  «Aproximadamente el 90% de la mayoría de los módulos fotovoltaicos está formado por vidrio», señala el profesor de estudios medioambientales de San Jose State, Dustin Mulvaney. «Sin embargo, este vidrio a menudo no puede reciclarse como vidrio flotado debido a las impurezas. Las impurezas problemáticas más comunes en el vidrio son los plásticos, el plomo, el cadmio y el antimonio.»

Por qué es buena la energía solar

El sol es una fuente de energía abundante que nos proporciona energía limpia y sostenible. Se calcula que una hora de luz solar recibida por la Tierra es suficiente para satisfacer nuestras necesidades energéticas durante un año. Las desventajas medioambientales de la energía solar incluyen la pérdida de hábitat, la alteración del uso del suelo, la presión sobre los recursos hídricos, la exposición a materiales peligrosos y la contaminación del suelo, el aire y los recursos hídricos.

Pérdida de hábitatLas plantas solares de mayor envergadura requieren un vasto paisaje para la instalación de paneles solares para la captación de energía. Esto significa que hay que despejar enormes extensiones de terreno, incluida la vegetación. Esto puede conducir directamente a la destrucción y fragmentación de los hábitats de la fauna.  Además, las actividades de construcción durante la instalación de centrales solares a gran escala pueden provocar mayores niveles de contaminación atmosférica y acústica que afectan a la flora y la fauna de un barrio más grande. El desvío de agua para la fabricación y los sistemas de refrigeración de los paneles solares también tiene un impacto negativo en la vida silvestre.  Leer más sobre Mitos y realidades de la alimentación de una casa con paneles solaresTambién hay problemas con los paneles solares. Los productos químicos tóxicos utilizados en la fabricación de paneles solares pueden provocar la degradación de los recursos hídricos y de la tierra, lo que a su vez influye negativamente en la fauna existente en la zona.

El problema de la energía solar

Las tecnologías de energía solar y las centrales eléctricas no producen contaminación atmosférica ni gases de efecto invernadero durante su funcionamiento. El uso de la energía solar puede tener un efecto positivo e indirecto en el medio ambiente cuando la energía solar sustituye o reduce el uso de otras fuentes de energía que tienen mayores efectos en el medio ambiente. Sin embargo, existen problemas medioambientales relacionados con la producción y el uso de las tecnologías de energía solar.

Las tecnologías de energía solar requieren el uso de materiales, como los metales y el vidrio, cuya fabricación requiere mucha energía. Los problemas medioambientales relacionados con la producción de estos materiales podrían asociarse a los sistemas de energía solar al realizar el ciclo de vida o el llamado análisis medioambiental de la cuna a la tumba. Los estudios realizados por varias organizaciones e investigadores han llegado a la conclusión de que los sistemas fotovoltaicos pueden producir la cantidad de energía equivalente a la que se utilizó para su fabricación en un plazo de 1 a 4 años. La mayoría de los sistemas fotovoltaicos tienen una vida útil de hasta 30 años o más.

Para fabricar células y paneles fotovoltaicos se utilizan productos químicos peligrosos que deben manipularse con cuidado para evitar su liberación al medio ambiente. Algunos tipos de tecnologías de células fotovoltaicas utilizan metales pesados, y estos tipos de células y paneles fotovoltaicos pueden requerir una manipulación especial cuando llegan al final de su vida útil. Algunos sistemas solares térmicos utilizan fluidos potencialmente peligrosos para transferir el calor, y las fugas de estos materiales podrían ser perjudiciales para el medio ambiente. Las leyes medioambientales de Estados Unidos regulan el uso y la eliminación de materiales peligrosos. El Departamento de Energía de EE.UU. está apoyando varios esfuerzos para abordar los problemas de fin de vida relacionados con las tecnologías de energía solar, incluyendo la recuperación y el reciclaje de los materiales utilizados para fabricar células y paneles fotovoltaicos. Varios estados han promulgado leyes que fomentan el reciclaje de los paneles fotovoltaicos.

Datos sobre la energía solar

Hay muchas motivaciones para añadir energía solar a su casa o negocio. Siempre que pueda producir su propia electricidad, no tendrá que comprarla a la compañía eléctrica local. Dado que los costes de la electricidad siguen aumentando, especialmente con los veranos más largos y calurosos que se prevén a medida que nuestro clima se va calentando, el cambio a la energía solar es la mejor manera de asegurarse unos costes energéticos predecibles durante décadas.

Pero el impacto medioambiental de la incorporación de la energía solar es igualmente convincente. Y dado que las empresas de servicios públicos de Arizona generan la mayor parte de su electricidad a partir de fuentes más sucias como el carbón, la energía nuclear y el gas natural, la instalación de energía solar es una forma convincente de contribuir a un futuro más limpio y sostenible, al tiempo que se recupera el dinero en el bolsillo.

El hogar medio de Arizona consume algo menos de 13.000 kilovatios hora de electricidad al año. Incluso un sistema de energía solar de tamaño modesto puede reducir fácilmente esa cifra en un 80%, mientras que muchos pueden incluso acercarse al 100%. Incluso a estos niveles, el impacto medioambiental de la energía solar es considerable. Durante veinte años, produciendo sólo el 80% de las necesidades energéticas anuales de un hogar medio, un sistema de energía solar compensará las emisiones de CO2 equivalentes a más de 150.000 libras de carbón quemado, o las emisiones de gases de efecto invernadero de 45 toneladas de residuos de vertedero. *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad