Saltar al contenido

Rrr reducir reciclar reutilizar

julio 20, 2022

Las tres «r»: reducir, reutilizar y reciclar

Básicamente, el concepto de las 3R (Reducir-Reutilizar-Reciclar) es una secuencia de pasos sobre cómo gestionar adecuadamente los residuos. La prioridad principal es la reducción, que consiste en disminuir la generación de residuos, luego la reutilización y, por último, el reciclaje, para dar una segunda oportunidad al material de desecho antes de depositarlo en el vertedero.

Con el tiempo, el concepto de las 5R se introduce después del concepto de las 3R. En el concepto de las 5R se añaden dos etapas más del proceso de gestión de residuos: la primera es la Recuperación, que consiste en convertir los materiales que ya no pueden reciclarse en fuentes de energía o materiales ecológicos para evitar que vayan a parar al vertedero.

La última etapa es la Eliminación, que es la asignación de la basura que ya no puede ser reciclada o restaurada en el vertedero. El concepto del triángulo invertido 3R (Reducir-Reutilizar-Reciclar) ilustra la cantidad de volumen de residuos que debe manejarse en cada secuencia.

Esto significa, en esencia, que la mayor parte de la producción de residuos debe reducirse desde el principio. Sólo cuando la producción de residuos ya no puede evitarse, los artículos se reutilizan, uno de los métodos de reutilización es a través del proceso de upcycling o la fabricación de artesanías.

Rechazar, reducir, reutilizar, reciclar

Seguro que hemos oído hablar de las Tres R en relación con la sostenibilidad -Reducir, Reutilizar y Reciclar-, pero ¿sabe de dónde procede el eslogan o por qué? Ser ecológico es sin duda la norma hoy en día, pero la creación de esta popular frase, logotipo y práctica puede considerarse sin duda uno de los principales catalizadores del movimiento medioambiental en su conjunto. Y aunque las Tres R han influido definitivamente en la sociedad para que sea más consciente de la salud de nuestro planeta, aún queda mucho por hacer.

Suele haber cierto debate sobre la creación del lema «Reducir, Reutilizar, Reciclar», pero la práctica de trabajar para reducir nuestra producción de residuos, reutilizar lo que podamos y reciclar lo que no podamos existe desde hace siglos. Muchos miembros de la generación anterior al baby boom recuerdan la necesidad de acumular ciertos materiales -o de evitar el uso de algunos- para ahorrar recursos en la Segunda Guerra Mundial. El auge económico de la década de 1950 provocó un aumento de la cantidad de basura -y de desperdicios- producida por los estadounidenses debido a la creciente popularidad de los artículos de un solo uso. Sin embargo, no pasó mucho tiempo hasta que la gente empezó a darse cuenta del impacto medioambiental que los humanos estaban teniendo en el ecosistema de la Tierra.

Ejemplos de reducción, reutilización y reciclaje

La población de Alemania está disminuyendo y envejeciendo. Se está produciendo un proceso de cambio demográfico a gran escala. Trabajar en el inventario existente se ha convertido desde hace tiempo en una prioridad, centrándose en la reducción, la reducción de tamaño, la regeneración, la conversión y la rehabilitación de los edificios existentes y en el cierre de las brechas en el tejido urbano.

Tenemos que empezar a reconocer el inventario existente, incluidos los edificios y urbanizaciones poco apreciados del modernismo de posguerra, como un importante recurso energético, cultural, social y arquitectónico para configurar nuestro futuro, y adoptar una actitud fundamentalmente positiva hacia la arquitectura que ya existe.

Reducir/Reutilizar/Reciclar representa un exitoso cambio de valor de los residuos a los materiales reutilizables. Las tres R forman una jerarquía de residuos en la que lo primero es evitarlos, seguido de la reutilización directa y, en tercer lugar, el reciclaje, que modifica las propiedades del material. La misma lógica puede aplicarse a la hora de establecer un nuevo sistema de valor para abordar los edificios existentes: cuantos menos cambios se realicen y menos energía se utilice, mejor será el proceso.

Definición de reducir, reutilizar y reciclar

Las tres R (3R) es una regla para cuidar el medio ambiente, concretamente para reducir el volumen de residuos o basura generada. Esta regla debe incluirse en el decálogo de la empresa socialmente responsable. También se conoce como Las 10 acciones de una empresa socialmente responsable (ESR).

En pocas palabras, las 3R te ayudan a tirar menos basura, ahorrar dinero y ser un consumidor más responsable, reduciendo así tu huella de carbono. Y lo mejor de todo es que es muy fácil de seguir, ya que sólo tiene tres pasos: reducir, reutilizar y reciclar.

Cuando hablamos de reducir lo que estamos diciendo es que hay que intentar reducir o simplificar el consumo de productos directos, es decir, todo lo que se compra y consume, ya que esto tiene una relación directa con los residuos, a la vez que también la tiene con nuestro bolsillo. Por ejemplo, en lugar de comprar 6 botellas pequeñas de una bebida, se puede adquirir una o dos grandes, teniendo el mismo producto pero menos envases de los que preocuparse.

La última tarea es el reciclaje, que consiste en someter los materiales a un proceso en el que puedan ser reutilizados, reduciendo realmente de forma significativa el uso de nuevos materiales, y con ello, más basura en el futuro.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad