Saltar al contenido

¿Por que aún no son tan viables los autos con hidrógeno de combustible?

marzo 16, 2022
¿Por que aún no son tan viables los autos con hidrógeno de combustible?

Coches de pila de combustible en el mercado

A medida que la revolución eléctrica que está rediseñando el mapa de la automoción se acelera, se podría pensar que los vehículos eléctricos (VE) han ganado la discusión, y que los motores de combustión de gasolina/diesel han perdido. En realidad, no es una discusión tan binaria. La vida rara vez es blanca o negra.

Algunos fabricantes de automóviles creen que los vehículos de pila de combustible de hidrógeno podrían asegurarse un lugar en el nuevo y más fragmentado futuro del automóvil. También podrían serlo los biocombustibles sintéticos, los híbridos, el autogás y otros sistemas de propulsión, ya que los ingenieros exploran múltiples tecnologías en la búsqueda de un equilibrio entre la descarbonización y las necesidades de los consumidores.

Las pilas de combustible de hidrógeno para el automóvil existen desde hace décadas y hace tiempo que se encuentran en la situación del huevo y la gallina. ¿Pueden lanzarse antes de que esté lista una infraestructura válida? ¿O debe desplegarse primero una red de surtidores de hidrógeno que prepare el terreno para una demanda generalizada?

Los lectores habituales de la revista CAR estarán familiarizados con los argumentos que rodean al hidrógeno en el ámbito de la automoción. Nuestro suplemento «El coche del futuro» ya abordó la viabilidad de los coches de H2 en el verano de 1990:

Coches de hidrógeno 2022

Esta es la parte más frustrante de los vehículos de pila de combustible de hidrógeno. El objetivo de un vehículo de hidrógeno es que no tenga emisiones frente a un vehículo de combustión interna, pero la mayor parte de la energía utilizada para crear el hidrógeno (no es un recurso disponible, sino que debe extraerse/crearse utilizando los recursos existentes) proviene del gas natural. Y esto no va a cambiar pronto, y por una razón muy sencilla: la formación de hidrógeno a partir de gas natural es barata, por lo que se traducirá en precios más bajos para el consumidor. Si los consumidores tienen la opción de elegir entre el hidrógeno barato o el hidrógeno caro creado con (el uso derrochador de) fuentes de energía renovables, elegirán lo que es más barato.

Según el Manual de Automoción de Bosch, durante el proceso de creación de hidrógeno utilizando gas natural, no hay necesariamente una ventaja de emisiones de CO2 frente al uso de gasolina, diesel o gas natural en motores de combustión interna. Entonces, ¿por qué hacerlo? No necesitas las otras razones, pero las incluiré de todos modos.

Por qué los coches de hidrógeno son una mala idea

El hidrógeno es un potencial cambio de paradigma que puede desempeñar un papel importante, junto con la electrificación de las baterías y los combustibles renovables, en la creación de las sociedades neutras en carbono del futuro. El hidrógeno es un portador de energía con cualidades que pueden ayudar a reducir la suma neta de emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, mientras que los vehículos y máquinas eléctricos a pilas y los biocombustibles pueden descarbonizar el transporte ya hoy, los transportes y las infraestructuras a gran escala impulsados por hidrógeno siguen perteneciendo al futuro.

El hidrógeno en sí mismo es un gas incoloro, pero existen unos nueve códigos de color para identificarlo: hidrógeno verde, amarillo, blanco, negro, marrón, rosa, turquesa, gris y azul. Los códigos de colores del hidrógeno hacen referencia a la fuente o al proceso utilizado para producirlo.

Las pilas de combustible como concepto y el uso del hidrógeno como portador de energía no son nada nuevo, pero el desarrollo de la tecnología de las pilas de combustible de hidrógeno que es viable para su uso en sistemas e infraestructuras de transporte comercial se está acelerando. Sin embargo, aún faltan algunos años para que esté disponible comercialmente. Las pilas de combustible para vehículos y máquinas comerciales tienen el potencial de convertirse en algo esencial para el futuro del transporte y las infraestructuras, donde nos esforzamos por acelerar el desarrollo, la producción y la comercialización de soluciones de pilas de combustible de hidrógeno.

Coche de hidrógeno

Tom Baxter no trabaja, asesora, posee acciones ni recibe financiación de ninguna empresa u organización que pueda beneficiarse de este artículo, y no ha revelado ninguna afiliación relevante más allá de su nombramiento académico.

El hidrógeno lleva mucho tiempo siendo considerado el futuro de los turismos. El vehículo eléctrico de pila de combustible de hidrógeno (FCEV), que simplemente funciona con hidrógeno presurizado desde una estación de servicio, no produce emisiones de carbono en su escape. Puede repostar con la misma rapidez que su equivalente de combustible fósil y ofrece una distancia de conducción similar a la de la gasolina. Cuenta con el apoyo de algunos pesos pesados, como Toyota, que lanzará la segunda generación del Mirai a finales de 2020.

La Asociación Canadiense de Hidrógeno y Pilas de Combustible elaboró recientemente un informe en el que ensalza los vehículos de hidrógeno. Entre otras cosas, afirma que la huella de carbono es un orden de magnitud mejor que la de los vehículos eléctricos: 2,7 g de dióxido de carbono por kilómetro frente a 20,9 g.

Con todo, creo que las pilas de combustible de hidrógeno son un concepto erróneo. Creo que el hidrógeno desempeñará un papel importante en la consecución de las emisiones netas de carbono cero al sustituir al gas natural en la calefacción industrial y doméstica. Pero me cuesta ver cómo el hidrógeno puede competir con los vehículos eléctricos, y esta opinión se ha visto reforzada por dos declaraciones recientes

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad