Saltar al contenido

¿Cuál es el futuro de los coches de hidrógeno?

marzo 18, 2022
¿Cuál es el futuro de los coches de hidrógeno?

Coches de hidrógeno 2020

Los vehículos propulsados por hidrógeno son esencialmente la próxima generación de vehículos eléctricos. Esta nueva tecnología se alimenta de una reacción química entre el hidrógeno y el oxígeno dentro de las pilas de combustible, en lugar de la combustión de combustibles fósiles. Desarrolladas originalmente para alimentar naves espaciales, las pilas de combustible tienen ahora el potencial de tener aplicaciones más amplias.

La red europea de estaciones de servicio de hidrógeno no deja de crecer. Pero en la práctica, ¿es realmente posible conducir un coche de pila de hidrógeno desde el norte de Europa hasta el sur? Jacob Krogsgaard, director general de H2 Logic, lo puso a prueba con su Toyota Mirai.

Tras liderar el mundo con su primera berlina de hidrógeno en 2014, Toyota está dispuesta a llevar la tecnología de los vehículos eléctricos de pila de combustible (FCEV) de cero emisiones a nuevas cotas con la segunda generación del concepto Mirai.

Tras liderar el mundo con su primera berlina de hidrógeno en 2014, Toyota está preparada para llevar la tecnología de los vehículos eléctricos de pila de combustible (FCEV) de cero emisiones a nuevas cotas con la segunda generación del concepto Mirai.

Pros y contras de los coches de hidrógeno

El hidrógeno es un potencial cambio de paradigma que puede desempeñar un papel importante, junto con la electrificación de las baterías y los combustibles renovables, en la creación de las sociedades neutras en carbono del futuro. El hidrógeno es un portador de energía con cualidades que pueden ayudar a reducir la suma neta de emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, mientras que los vehículos y máquinas eléctricos a pilas y los biocombustibles pueden descarbonizar el transporte ya hoy, los transportes y las infraestructuras a gran escala impulsados por hidrógeno siguen perteneciendo al futuro.

El hidrógeno en sí mismo es un gas incoloro, pero existen unos nueve códigos de color para identificarlo: hidrógeno verde, amarillo, blanco, negro, marrón, rosa, turquesa, gris y azul. Los códigos de colores del hidrógeno hacen referencia a la fuente o al proceso utilizado para producirlo.

Las pilas de combustible como concepto y el uso del hidrógeno como portador de energía no son nada nuevo, pero el desarrollo de la tecnología de las pilas de combustible de hidrógeno que es viable para su uso en sistemas e infraestructuras de transporte comercial se está acelerando. Sin embargo, aún faltan algunos años para que esté disponible comercialmente. Las pilas de combustible para vehículos y máquinas comerciales tienen el potencial de convertirse en algo esencial para el futuro del transporte y las infraestructuras, donde nos esforzamos por acelerar el desarrollo, la producción y la comercialización de soluciones de pilas de combustible de hidrógeno.

¿Es el hidrógeno el futuro?

A medida que la revolución eléctrica que está rediseñando el mapa de la automoción se acelera, se podría pensar que los vehículos eléctricos (VE) han ganado la discusión, y que los motores de combustión de gasolina/diesel han perdido. En realidad, no es una discusión tan binaria. La vida rara vez es blanca o negra.

Algunos fabricantes de automóviles creen que los vehículos de pila de combustible de hidrógeno podrían asegurarse un lugar en el nuevo y más fragmentado futuro del automóvil. También podrían serlo los biocombustibles sintéticos, los híbridos, el autogás y otros sistemas de propulsión, ya que los ingenieros exploran múltiples tecnologías en la búsqueda de un equilibrio entre la descarbonización y las necesidades de los consumidores.

Las pilas de combustible de hidrógeno para el automóvil existen desde hace décadas y hace tiempo que se encuentran en la situación del huevo y la gallina. ¿Pueden lanzarse antes de que esté lista una infraestructura válida? ¿O debe desplegarse primero una red de surtidores de hidrógeno que prepare el terreno para una demanda generalizada?

Los lectores habituales de la revista CAR estarán familiarizados con los argumentos que rodean al hidrógeno en el ámbito de la automoción. Nuestro suplemento «El coche del futuro» ya abordó la viabilidad de los coches de H2 en el verano de 1990:

Coches de hidrógeno o eléctricos

Los vehículos eléctricos de pila de combustible de hidrógeno (FCEV) deberían hacer su entrada en escena en estos momentos. Los coches de gasolina y diésel están en el punto de mira, ya que el Gobierno británico se esfuerza por conseguir las cero emisiones antes de prohibir los nuevos vehículos con motor de combustión interna a partir de 2030.

Por otro lado, el hidrógeno es un elemento clave para la reducción de las emisiones de la generación de energía británica (el año pasado se anunciaron planes para producir 5 GW anuales de aquí a 2030, aproximadamente la producción de dos centrales nucleares). Y los FCEVs eliminan gran parte de la ansiedad por la autonomía y la carga que provoca el cambio de los coches ICE. ¿Y dónde están?

Los británicos sólo pueden comprar dos FCEV de los principales fabricantes de automóviles: el Hyundai Nexo y el Toyota Mirai. El año pasado sólo se matricularon dos Nexos y 10 Mirais. En cambio, se vendieron 190.727 vehículos eléctricos de batería (BEV), el 12% del total de automóviles.

Honda anunció el año pasado que ponía fin a su programa Clarity de pila de combustible, alegando la baja demanda. En 2020, Mercedes-Benz detuvo su programa F-Cell, que llevaba mucho tiempo en marcha, debido a los elevados costes y a la incapacidad de reducirlos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad