Saltar al contenido

¿Cuántas plantas geotérmicas hay en Chile?

marzo 18, 2022
¿Cuántas plantas geotérmicas hay en Chile?

Energía geotérmica

Chile representa una de las mayores áreas geotérmicas sin desarrollar del mundo.[1] A pesar de los buenos resultados económicos de Chile a finales de los años 80 y 90, la energía geotérmica no se desarrolló, y Chile ha sido superado por otros países latinoamericanos como El Salvador y Costa Rica en términos de desarrollo y tecnología geotérmica. En la actualidad, Chile sólo cuenta con una central geotérmica.

Las primeras exploraciones geotérmicas en Chile se realizaron en 1908, por parte de italianos residentes en la ciudad de Antofagasta, pero no fue hasta 1968 cuando se inició la exploración sistemática en el norte del país. Estas exploraciones posteriores se produjeron en medio de una ola mundial de investigación y desarrollo de la energía geotérmica. Las exploraciones se llevaron a cabo tras un acuerdo entre el Gobierno chileno y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. El organismo estatal CORFO (Corporación de Fomento de la Producción) creó un comité para dirigir y llevar a cabo las exploraciones en las regiones del norte de Chile[2] Estas exploraciones finalizaron en 1976 después de que el gobierno militar presidido por Pinochet retirara a Chile del programa de cooperación.

Campo geotérmico

En enero de 2021, la capacidad de generación de energía geotérmica instalada en Chile ascendía a 40 megavatios. En ese momento, se había aprobado la construcción de centrales geotérmicas con una capacidad total de 155 megavatios en el país, mientras que se estaban construyendo instalaciones con un total de 33 megavatios de capacidad.

* Se refiere a la evaluación y aprobación del Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental.Otras estadísticas sobre el temaEnergíaEmpleo de las empresas de servicios públicos de EE.UU. por tecnología energética en el cuarto trimestre de 2020EnergíaCostes de operación y mantenimiento de las nuevas centrales eléctricas de EE.UU. por tecnología en 2020EnergíaLas mayores centrales geotérmicas del mundo en 2021EnergíaProducción de energía en red en EE.UU. 1950-2020

Proyecto de energía geotérmica

«Este tipo de producción de energía tiene varias ventajas: está disponible las 24 horas del día, los 365 días del año, es silenciosa y no se encuentra en zonas pobladas. Este país tiene excelentes recursos marinos para producir energía de las olas y la instalación de este dispositivo es una gran señal de progreso»

Los sistemas de almacenamiento de energía en baterías (BESS) son una tecnología emergente que añade mucho valor a los sistemas eléctricos y como solución para la integración eficiente de energías renovables variables, como la eólica y la solar. Los BESS tienen múltiples atributos. Estos sistemas permiten reducir las pérdidas de energía causadas por la congestión en la red de transporte, proporcionan resiliencia y estabilidad a la red eléctrica y aprovechan los recursos energéticos disponibles de forma más eficiente para reducir los costes de explotación.

Los avances en este ámbito son cada vez más importantes, ya que el almacenamiento puede desempeñar un papel vital en la descarbonización de las redes energéticas, al permitir de forma segura el cierre de las centrales de carbón y la entrada de generación renovable en el sistema sin poner en peligro la estabilidad y la continuidad del suministro energético.

Introducción a la energía geotérmica

Chile cuenta con los mayores recursos geotérmicos del mundo, en su mayoría asociados al vulcanismo activo. En teoría, casi todo el suministro de energía eléctrica del país podría provenir de los yacimientos ya conocidos. El proyecto MultiGeoEx investigó las opciones de uso en la Zona Volcánica Sur de Chile.

Chile cuenta con los mayores recursos geotérmicos del mundo, incluyendo un notable número de volcanes activos. En teoría, casi toda la energía eléctrica que se utiliza actualmente en el país (> 16 GWel) podría suministrarse en carga base y con bajas emisiones de carbono a partir de yacimientos geotérmicos ya conocidos. Además, la diversidad climática de Chile ofrece una amplia gama de usos geotérmicos.

Por ejemplo, se ha puesto en marcha un nuevo proyecto de energía geotérmica para la industria minera en los desiertos del norte. Este vector energético también puede utilizarse para el tratamiento del agua, o en las zonas centrales de Santiago y el sur del país, además de para el almacenamiento de calor o la calefacción. La ciudad de Reikiavik (Islandia), que ha conseguido sustituir los combustibles fósiles en un 95% mediante el suministro de calor geotérmico a través de la calefacción urbana, también podría servir de ejemplo -sobre todo para la región metropolitana- sobre cómo superar los problemas actuales de calidad del aire.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad