Saltar al contenido

¿Qué países han liderado en latinoamerica el desarrollo de la energía eólica?

marzo 17, 2022
¿Qué países han liderado en latinoamerica el desarrollo de la energía eólica?

Norton rose fulbright energías renovables en américa latina

La capacidad total acumulada de generación de electricidad a partir de la energía eólica en todo el mundo ha aumentado rápidamente desde el comienzo del tercer milenio, y a finales de 2020, asciende a 733 GW. Desde 2010, más de la mitad de toda la nueva energía eólica se añadió fuera de los mercados tradicionales de Europa y América del Norte, impulsada principalmente por el continuo auge de China e India. A finales de 2015, China contaba con 145 GW de energía eólica instalada[3]. En 2015, China instaló cerca de la mitad de la capacidad eólica añadida en el mundo[4].

En 2020, se alcanzó un 56% de penetración de energía eólica en Dinamarca, un 40% en Uruguay, un 36% en Lituania, un 35% en Irlanda, un 23% en Portugal, un 24% en el Reino Unido, un 23% en Alemania, un 20% en España, un 18% en Grecia, un 16% en Suecia, un 15% (promedio) en la UE, un 8% en Estados Unidos y un 6% en China[6].

En noviembre de 2018, la generación de energía eólica en Escocia fue superior al consumo de electricidad del país durante el mes[7] La cuota de la energía eólica en el uso de la electricidad en todo el mundo a finales de 2018 fue del 4,8%,[8] frente al 3,1% de cuatro años antes[9] En Europa, su cuota de capacidad de generación de energía fue del 18,8% en 2018[5] En 2018, los próximos mercados de energía eólica aumentaron del 8% al 10% en todo Oriente Medio, América Latina, el Sudeste Asiático y África[10].

Energía renovable en Centroamérica

2015 se perfila como el año más caluroso de la historia reciente. Y el 11 de diciembre sabremos si más de 190 países fueron capaces de ponerse de acuerdo para limitar la emisión de gases de efecto invernadero y frenar esta tendencia al calentamiento. La realidad científica es que, para disminuir el aumento de las temperaturas, tenemos que cambiar radicalmente nuestra forma de producir y consumir energía. Los cálculos son sencillos: si se sigue quemando carbón, gas y petróleo bajo la superficie terrestre, el nivel de emisiones liberadas superará el umbral de lo que la comunidad científica mundial considera seguro, y estaremos aún más expuestos a los riesgos y consecuencias del calentamiento global.

Dos tercios de todas las emisiones generadas por el cambio climático proceden del sector energético, lo que significa que las energías renovables limpias desempeñan un papel importante para garantizar un futuro sostenible. Pero, ¿cuál es exactamente su potencial? ¿Cuánta radiación solar y velocidad del viento están disponibles para producir electricidad?

La mayoría de los países de América Latina han evaluado el potencial de las energías renovables, pero en cada caso con diferentes niveles de detalle y con diferentes datos de entrada, lo que ha dificultado una comparación adecuada de los recursos regionales. Por ello, el BID decidió investigar el mayor nivel de energía solar y eólica que los países podrían explotar. Un consorcio de expertos liderado por la empresa estadounidense Energy Exemplar trabaja actualmente junto con la consultora de renovables AWS, también de EE.UU., e instituciones como la Universidad de Chile y Quantum en un proyecto patrocinado por el BID para imaginar una red eléctrica más sostenible y baja en carbono para el futuro de la región.

La energía solar en Sudamérica

Hace diez años, el mercado de las energías renovables no existía realmente en América Latina. El total de instalaciones durante 2007 en la región ascendió a 30MW, lo que elevó la capacidad total instalada a 537 MW, de los cuales aproximadamente la mitad estaba en Brasil. El resto estaba disperso en proyectos individuales en media docena de países. A finales de 2017, la capacidad total instalada era de unos 22.000 MW, todavía dominada por Brasil, con casi 13.000 MW, pero con mercados importantes en México, Chile y Uruguay, y un importante mercado en desarrollo en Argentina. Perú, Honduras, Nicaragua y Panamá tienen mercados pequeños pero interesantes, y hay indicios de que Colombia podría desarrollar un mercado eólico prominente en los próximos años.

Los ambiciosos planes para hacer frente al cambio climático están situando a América Latina como un nuevo líder en energías renovables. En la reciente Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP23), muchos países latinoamericanos mostraron su deseo de un mundo más verde mediante el desarrollo de planes estratégicos para aumentar el despliegue de las energías renovables.

Recursos no renovables en Sudamérica

China es el mayor consumidor de energía primaria del mundo, con un consumo de 145,46 exajulios en 2020. Esto es mucho más de lo que consumió Estados Unidos, que ocupa el segundo lugar. La mayor parte de la energía primaria sigue procediendo de combustibles fósiles como el petróleo y el carbón. Sin embargo, en 2020, las energías renovables fueron la única fuente de energía primaria que experimentó un aumento en el consumo.

La combinación energética de ChinaLa combinación energética primaria de China ha pasado de un uso dominante del carbón a un aumento del gas natural y las fuentes renovables. Desde 2009, la proporción de renovables en el consumo total de energía ha crecido hasta el 15,3%. En general, el consumo mundial de energía primaria ha aumentado en la última década, pero se espera que el mayor crecimiento se produzca en las economías emergentes como los países BRIC (Brasil, Rusia, India y China).

La energía primaria es la energía inherente a los recursos naturales, como el petróleo, el carbón y el viento, antes de su transformación. Por ejemplo, el petróleo crudo puede refinarse para obtener combustibles secundarios, como la gasolina o el gasóleo, mientras que el viento se aprovecha para producir electricidad, que es a su vez una fuente de energía secundaria. El suministro total de energía primaria de un país es una medida de las fuentes de energía primaria del país. Por su parte, la energía de uso final es la que consume directamente el usuario e incluye combustibles primarios como el gas natural y fuentes secundarias como la electricidad y la gasolina.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad