Saltar al contenido

¿Dónde se encuentran las centrales eolicas en Argentina?

marzo 17, 2022
¿Dónde se encuentran las centrales eolicas en Argentina?

Centrales eléctricas en Brasil

Desarrollamos una herramienta de prefactibilidad que permite identificar regiones con potencial de generación de energía eólica y disponibilidad de capacidad en la red eléctrica. Analizamos la red de subtransmisión e identificamos los nodos en los sistemas de alta y media tensión que podrían ser una oportunidad para canalizar inversiones en parques eólicos de diferentes escalas. Al mismo tiempo, identificamos las zonas de exclusión para la explotación del recurso eólico, siendo éstas determinadas por las características urbanas, las reservas naturales, los parques nacionales y las áreas protegidas de la biodiversidad.

Sector energético en Argentina

Los promotores han aprovechado las nuevas normas para cancelar cuatro parques eólicos con una capacidad combinada de casi 150 MW en desarrollo en Argentina.En virtud de una resolución emitida el pasado mes de junio, la secretaría de energía permitió a las empresas adjudicatarias de contratos a través de las licitaciones del Mater retirar sus proyectos, permitiendo a los promotores rivales hacerse con el contrato y la capacidad de transmisión asignada.La secretaría de energía esperaba que esto impulsara la inversión en el sector de las energías renovables de Argentina al liberar la demanda y la capacidad de transmisión para proyectos viables.Los cuatro parques eólicos cancelados están situados en la provincia de Buenos Aires.  Se trata de Las Armas de Eólicos del Fin del Mundo (con una capacidad asignada de 50 MW), Wayra I de Autotrol Renovables (49,4 MW) y Santa Teresita de Vientos Punta Alta (12,6 MW) y Santa Teresita – A (37,4 MW).

Los cuatro parques eólicos habían conseguido contratos en licitaciones Mater entre septiembre de 2017 y septiembre de 2018.  Las licitaciones Mater conectan a los generadores o distribuidores de energía renovable con los grandes consumidores de energía.En un informe, el operador del mercado mayorista de energía de Argentina, Cammesa, afirmó que se han retirado un total de 16 proyectos de renovables que suman 313MW. El resto de los proyectos cancelados son plantas solares fotovoltaicas. La inversión en energías renovables en Argentina ha caído en los últimos años, ya que los promotores luchan por conseguir financiación en medio de la continua crisis económica del país. A principios de este mes, el presidente de la Cámara Argentina de Energía Eólica, René Vaca Guzmán, estimó que los proyectos de energía eólica con alrededor de 1,5 GW de capacidad están actualmente estancados, en gran parte debido a la falta de financiación.Para ayudar a los desarrolladores a obtener préstamos y avanzar en la construcción, el gobierno ha reducido los requisitos financieros y las sanciones a los proyectos adjudicados en los acuerdos de compra de energía (PPA) en las licitaciones de energía renovable celebradas desde 2016.Los proyectos adjudicados para suministrar a los consumidores privados también pueden optar por retirarse del contrato sin penalización, liberando la capacidad de transmisión asignada para otro desarrollador.

La energía eólica en Argentina

El país tiene previsto multiplicar por más de tres este porcentaje para 2030, del que más del 65% de la generación de energía procederá de la eólica terrestre. Crédito: Space-kraft / Shutterstock.

En 2020, alrededor del 9% de la energía total generada en Argentina procedía de fuentes de energía renovables. El país tiene previsto triplicar este porcentaje para 2030, y más del 65% de la energía generada procederá de la energía eólica terrestre. Argentina tiene previsto añadir una importante capacidad de energía renovable durante 2021-2030. El desarrollo del mercado de las energías renovables en Argentina ayuda al país a reducir su dependencia de las costosas importaciones de energía. Además, dado que la mayor parte de la nueva capacidad se obtendrá a partir de energía renovable, la nueva capacidad podría ayudar al país a reducir la generación a partir de fuentes convencionales y, por lo tanto, a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

En su nueva estrategia de bajas emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) hasta 2050, presentada a las Naciones Unidas (ONU), el Ministerio de Transición Energética y Desarrollo Sostenible (MEM) de Marruecos propuso aumentar la proporción de la capacidad renovable en el conjunto de la capacidad eléctrica instalada del país hasta el 80%.

Argentina, eólica marina

Aunque Argentina aún no ha instalado una primera turbina eólica marina en sus aguas, la producción de energía de los conjuntos frente a la nación más austral de Sudamérica no debería verse ensombrecida por su reciente inestabilidad monetaria y sus turbulencias económicas, sobre todo a medida que se calienta el mercado mundial del hidrógeno verde. La producción de electricidad a partir de la energía eólica terrestre en Argentina ha aumentado de 1,41TWh en 2018 a 9,42TWh de electricidad en 2020 -incluso cuando el país durante esos mismos años sufrió una recesión económica-, lo que demuestra que Argentina es capaz de poner en marcha un rápido crecimiento de la energía renovable a pesar de los tumultos macroeconómicos.

¿Qué ha hecho posible el crecimiento de las energías renovables en primer lugar, a pesar de la inestabilidad de la moneda, tanto antes como después de 2018? La respuesta es RenovAr, el ambicioso programa de Argentina para fomentar las energías renovables distintas de la hidroeléctrica. Iniciado en 2016 con el respaldo de las garantías del Banco Mundial para proporcionar a los promotores de energías limpias una red de seguridad contra las crisis macroeconómicas y monetarias, RenovAr ha celebrado hasta la fecha cuatro subastas con éxito. Sin embargo, la última tuvo lugar en 2018, por lo que una quinta iteración, que contenga importantes proyectos de infraestructura, es ya muy esperada. Todavía no está claro hasta qué punto el actual presidente de Argentina, Alberto Fernández, da prioridad a la transición energética, y recientemente se ha ralentizado el crecimiento inicial de la construcción de energías renovables, en gran parte debido al debilitamiento del peso argentino y a la vacilante confianza de los inversores en los proyectos de energías limpias, lo que ha provocado el aumento del precio del capital.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad