Saltar al contenido

¿Cuáles fueron los primeros aerogeneradores?

marzo 16, 2022
¿Cuáles fueron los primeros aerogeneradores?

Evolución de los aerogeneradores

La energía eólica se ha utilizado desde que el ser humano puso velas al viento. Desde hace más de dos milenios, las máquinas impulsadas por el viento han molido el grano y bombeado el agua. La energía eólica estaba ampliamente disponible y no se limitaba a las orillas de los arroyos de corriente rápida o, más tarde, a la necesidad de fuentes de combustible. Las bombas de viento drenaban los pólderes de los Países Bajos, y en regiones áridas como el medio oeste americano o el interior de Australia, las bombas de viento proporcionaban agua para el ganado y las máquinas de vapor.

Con el desarrollo de la energía eléctrica, la energía eólica encontró nuevas aplicaciones en la iluminación de edificios alejados de la energía generada centralmente. A lo largo del siglo XX se desarrollaron caminos paralelos, pequeñas plantas eólicas adecuadas para granjas o residencias, y generadores eólicos de mayor tamaño que podían conectarse a las redes eléctricas para el uso remoto de la energía. Hoy en día, los generadores eólicos funcionan en todos los tamaños, desde pequeñas plantas para la carga de baterías en residencias aisladas hasta parques eólicos marinos de casi un gigavatio que suministran electricidad a las redes eléctricas nacionales.

Historia del desarrollo de los aerogeneradores

En términos sencillos, un aerogenerador puede describirse como un gran ventilador eléctrico que funciona a la inversa. Al igual que un ventilador convierte la electricidad en movimiento de aire, un aerogenerador genera energía eléctrica cuando se expone al aire en movimiento a una velocidad adecuada. Cuando se utilizan en instalaciones a escala comercial, los aerogeneradores y los paneles solares pueden alcanzar los costes de generación más bajos del mundo, incluso por debajo de las centrales de carbón.

La humanidad lleva utilizando molinos de viento mecánicos desde hace cientos de años, y hay pruebas de motores eólicos básicos en la antigua Grecia. Históricamente, las principales aplicaciones de los molinos de viento han sido el bombeo de agua y la molienda de grano.

La primera turbina eólica moderna fue construida en 1887 por James Blyth, un ingeniero escocés. La tecnología se popularizó rápidamente y en la década de 1930 había muchas turbinas eólicas que generaban electricidad en Norteamérica, Europa y Australia. Eran mucho más pequeñas que las turbinas actuales, de tamaño megavatio, y se utilizaban sobre todo en granjas y otros lugares remotos sin cobertura de la red eléctrica. Hoy en día, hay turbinas eólicas gigantes con una capacidad de más de 10 megavatios cada una (10.000 kW).

Producción de turbinas eólicas

Ya en el año 5.000 a.C. se utilizaba la energía eólica para impulsar las embarcaciones a lo largo del río Nilo. Hacia el año 200 a.C., en China se utilizaban sencillas bombas de agua accionadas por el viento, y en Persia y Oriente Medio se molían los cereales con molinos de viento con aspas de caña tejida.

Las nuevas formas de utilizar la energía eólica acabaron por extenderse por todo el mundo. En el siglo XI, los habitantes de Oriente Medio ya utilizaban las bombas de viento y los molinos para la producción de alimentos. Los mercaderes y los cruzados llevaron la tecnología eólica a Europa. Los holandeses desarrollaron grandes bombas de viento para drenar lagos y pantanos en el delta del río Rin. Los inmigrantes europeos acabaron llevando la tecnología de la energía eólica al hemisferio occidental.

Los colonos americanos utilizaron molinos de viento para moler el grano, bombear agua y cortar madera en los aserraderos. Los colonos y ganaderos instalaron miles de bombas de viento cuando se asentaron en el oeste de Estados Unidos. A finales del siglo XIX y principios del XX, también se utilizaron ampliamente pequeños generadores eléctricos de viento (turbinas eólicas).

El número de bombas de viento y turbinas eólicas disminuyó cuando los programas de electrificación rural de la década de 1930 extendieron las líneas eléctricas a la mayoría de las granjas y ranchos del país. Sin embargo, algunos ranchos siguen utilizando bombas de viento para suministrar agua al ganado. Las pequeñas turbinas eólicas vuelven a ser habituales, sobre todo para suministrar electricidad en zonas remotas y rurales.

La energía eólica

Durante la segunda mitad del siglo XX, a medida que los riesgos y el coste medioambiental de la dependencia de los combustibles fósiles se hacían cada vez más evidentes, surgió el interés por desarrollar fuentes de energía más limpias y renovables. Una de las principales tecnologías de energía limpia ha sido la energía eólica. Hoy en día, más de 83 países1 utilizan la energía eólica, y Dinamarca obtiene el 40% de su electricidad de parques eólicos. ¿Pero quién descubrió la energía eólica?

La historia del uso del viento como fuente de energía por parte de la humanidad es sorprendentemente larga. De hecho, podría clasificarse como una de las fuentes de energía más antiguas de la humanidad. Para rastrear la energía eólica hasta sus últimas raíces, tenemos que retroceder en el tiempo, más allá de los albores de la historia registrada.

Creada por el profesor James Blyth del Anderson’s College de Glasgow (actual Universidad de Strathclyde), esta turbina medía 10 metros de altura y se instaló originalmente en el jardín de la casa de vacaciones de Blyth.

Blyth utilizaba la turbina para cargar los acumuladores desarrollados por el ingeniero químico Camille Alphonse Faure, para alimentar la iluminación de su casa de vacaciones. De este modo, la pequeña y modesta casa de Blyth fue la primera del mundo en alimentar su electricidad con energía eólica.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad