Saltar al contenido

¿Cómo se puede utilizar la energía?

marzo 17, 2022
¿Cómo se puede utilizar la energía?

Para qué usamos la energía

La energía es invisible, pero está a nuestro alrededor y en todo el universo.    La utilizamos todos los días, la tenemos en nuestro cuerpo y, en parte, proviene de otros planetas.    La energía nunca se puede crear ni destruir, pero su forma se puede convertir y cambiar.    Por ejemplo, la energía química que obtenemos de los alimentos se convierte en energía cinética y térmica (ver más abajo) cuando caminamos y en energía sonora cuando gritamos. Aquí tienes un magnífico vídeo de científicos que muestra las muchas formas en que la energía puede transferirse y convertirse.

Radiante – La energía radiante significa luz.    Ejemplos de cosas que tienen energía radiante son el Sol, las bombillas y las pantallas de nuestros ordenadores.    Las plantas convierten la energía luminosa en energía química (alimento) que les ayuda a crecer, lo que se conoce como fotosíntesis.

Sonido – Cuanto más gritamos, más energía sonora utilizamos.    Aparte de nuestras voces, hay muchos otros ejemplos de energías sonoras: las guitarras tienen energía sonora cuando se tocan utilizando energía cinética.    Lo mismo ocurre con los frenos de nuestras bicicletas cuando viajamos rápido.

Uso de la energía por sectores

Los hogares estadounidenses necesitan energía para alimentar numerosos aparatos y equipos domésticos, pero, por término medio, más de la mitad (el 51% en 2015) del consumo anual de energía de un hogar corresponde a sólo dos usos finales de la energía: la calefacción y el aire acondicionado. Estos usos, en su mayoría estacionales y de alto consumo energético, varían significativamente según la ubicación geográfica, el tamaño y la estructura de la vivienda, y los equipos y combustibles utilizados.

  ¿Cuál es el país que tiene más energía eólica?

El calentamiento del agua, la iluminación y la refrigeración son usos energéticos casi universales y durante todo el año en los hogares. En 2015, estos tres usos finales combinados representaron el 27% del uso total anual de energía en el hogar. La parte restante -el 21%- del uso de energía en el hogar correspondió a aparatos como televisores, aparatos de cocina, lavadoras y secadoras de ropa, así como a una lista creciente de aparatos electrónicos de consumo, como ordenadores, tabletas, teléfonos inteligentes, consolas de videojuegos y dispositivos de transmisión por Internet.

Debido a la mayor demanda de calefacción, los hogares de las regiones del noreste y el medio oeste de Estados Unidos consumen más energía de media que los hogares de las regiones del sur y el oeste. Las viviendas más grandes y los hogares más grandes tienden a consumir más energía en general que las viviendas más pequeñas y los hogares más pequeños.

Uso de la energía industrial

La red eléctrica funciona en base a un delicado equilibrio entre la oferta (generación) y la demanda (uso del consumidor). Una forma de ayudar a equilibrar las fluctuaciones de la oferta y la demanda de electricidad es almacenar la electricidad durante los periodos de producción relativamente alta y de baja demanda, para luego devolverla a la red eléctrica durante los periodos de menor producción o mayor demanda. En algunos casos, el almacenamiento puede aportar ventajas económicas, de fiabilidad y medioambientales. Dependiendo de su grado de implantación, el almacenamiento de electricidad podría ayudar a que la red eléctrica funcione de forma más eficiente, a reducir la probabilidad de caídas de tensión durante los picos de demanda y a permitir que se construyan y utilicen más recursos renovables.

  ¿Cuánto mide un aspa de un generador eólico?

El almacenamiento de electricidad puede aportar beneficios medioambientales indirectos. Por ejemplo, el almacenamiento de electricidad puede utilizarse para ayudar a integrar más energías renovables en la red eléctrica. El almacenamiento de electricidad también puede ayudar a que las instalaciones de generación funcionen a niveles óptimos y a reducir el uso de unidades de generación menos eficientes que, de otro modo, sólo funcionarían en horas punta. Además, la capacidad añadida que proporciona el almacenamiento de electricidad puede retrasar o evitar la necesidad de construir más centrales eléctricas o infraestructuras de transmisión y distribución.

Fórmula energética

Hay muchas formas diferentes de ahorrar energía en casa y de aumentar el ahorro energético, desde simples ajustes de comportamiento hasta grandes mejoras en el hogar. Los dos motivos principales para conservar la energía son ahorrar en las facturas de los servicios públicos y proteger el medio ambiente. A continuación se presentan las diez formas más comunes de conservar y ahorrar energía en casa.¿Qué es el ahorro de energía?

En esencia, el ahorro de energía es la práctica de utilizar menos energía para reducir los costes y el impacto medioambiental. Esto puede significar utilizar menos electricidad, gas o cualquier otra forma de energía que reciba de su empresa de servicios públicos y por la que pague. Dado que los recursos energéticos disponibles en nuestro planeta son finitos, conservar activamente la energía siempre que sea posible es beneficioso para el individuo y para nuestros sistemas energéticos más amplios.15 formas de ahorrar energía y electricidad

1. Para reducir el consumo de energía en el hogar y aumentar el ahorro energético, no es necesario comprar productos de bajo consumo. El ahorro de energía puede ser tan sencillo como apagar las luces o los electrodomésticos cuando no los necesite. También puede utilizar menos los electrodomésticos que consumen mucha energía realizando las tareas del hogar de forma manual, como secar la ropa colgada en lugar de meterla en la secadora o lavar los platos a mano.

  ¿Cuánto cuesta un molino eolico en Argentina?
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad