Saltar al contenido

¿Cómo se llaman los ventiladores que producen energía eólica?

marzo 20, 2022
¿Cómo se llaman los ventiladores que producen energía eólica?

Planta de energía eólica

Con la creciente preocupación por la contaminación y el cambio climático, cada vez aparecen más instalaciones de energías renovables en todo el mundo.  La energía solar es una de las principales fuentes de energía renovable en las que piensa mucha gente, pero no hay que descartar la eficacia de la energía eólica. Si alguna vez has visto un parque eólico formado por enormes molinos de viento a un lado de una carretera rural, habrás visto esta fuente de energía renovable en acción.

Los enormes molinos de viento, también llamados aerogeneradores, suelen tener dos o tres palas que giran cuando el viento sopla lo suficientemente rápido. Estas turbinas se instalan estratégicamente en lugares ventosos y a menudo se agrupan en «granjas» para obtener la mayor eficiencia.

La finalidad de un aerogenerador es convertir la fuerza del viento en energía utilizable. En pocas palabras, convierte la energía cinética del viento en energía mecánica, que puede utilizarse para moler grano o bombear agua. Combinado con un generador, un aerogenerador puede producir electricidad para abastecer a las ciudades cercanas. Aquí se explica con más detalle cómo funciona:

La energía eólica en el mundo

Un aerogenerador es un dispositivo que convierte la energía cinética del viento en energía eléctrica. Cientos de miles de grandes turbinas, en instalaciones conocidas como parques eólicos, generan actualmente más de 650 gigavatios de energía, a los que se añaden 60 GW cada año[1]. Son una fuente cada vez más importante de energía renovable intermitente, y se utilizan en muchos países para reducir los costes energéticos y la dependencia de los combustibles fósiles. Un estudio afirmaba que, a partir de 2009[actualización], la eólica tenía las «menores emisiones relativas de gases de efecto invernadero, las menores demandas de consumo de agua y… los impactos sociales más favorables» en comparación con la fotovoltaica, la hidráulica, la geotérmica, el carbón y el gas[2].

Las turbinas eólicas más pequeñas se utilizan para aplicaciones como la carga de baterías para la energía auxiliar de barcos o caravanas, y para alimentar las señales de tráfico. Las turbinas más grandes pueden contribuir al suministro de energía doméstica y vender la energía no utilizada al proveedor de servicios públicos a través de la red eléctrica.

La rueda de viento de Héroe de Alejandría (10 d.C. – 70 d.C.) es uno de los primeros ejemplos registrados de máquinas accionadas por el viento en la historia[3][4]. Sin embargo, las primeras centrales eólicas prácticas conocidas se construyeron en Sistán, una provincia oriental de Persia (actual Irán), a partir del siglo VII. Estos «Panemone» eran molinos de viento de eje vertical, que contaban con largos ejes de transmisión verticales con palas rectangulares[5]. Fabricados con entre seis y doce velas cubiertas de estera de caña o material de tela, estos molinos se utilizaban para moler grano o extraer agua, y se empleaban en las industrias de la molienda y la caña de azúcar[6].

Piezas de aerogeneradores

Esos grandes ventiladores se llaman turbinas eólicas y son en realidad herramientas muy sencillas que convierten la energía cinética del viento en electricidad utilizable para los hogares y las empresas. Mientras que la mayoría de los ventiladores domésticos funcionan con la electricidad de su casa, los «ventiladores» de los aerogeneradores crean realmente la electricidad que se utiliza para alimentar su casa.

Le explicaremos con detalle cómo funcionan exactamente los aerogeneradores y cómo la energía eólica podría alimentar nuestras vidas en el futuro. Empecemos con una breve descripción de los fundamentos de la energía eólica.

La energía eólica se considera en realidad una forma de energía solar, ya que se produce por el calentamiento desigual de la atmósfera terrestre a causa del sol y las irregularidades de la superficie terrestre. Este calentamiento, combinado con las diferencias topográficas del terreno terrestre, hace que los patrones y las velocidades del viento cambien en función de su ubicación. Por eso algunas zonas son un lugar perfecto para los parques eólicos y otras no, su geografía crea las condiciones ideales para una energía eólica óptima.

Sin embargo, hay muchos factores que hay que tener en cuenta a la hora de aprovechar la energía eólica a largo plazo. Entre estos factores están la ubicación geográfica, la velocidad y consistencia del viento, los costes de construcción y las subvenciones, el tipo de aerogenerador utilizado, los costes de mano de obra y de explotación, y el entorno normativo.

Pala de aerogenerador

Todo lo que se mueve tiene energía cinética, y los científicos e ingenieros están utilizando la energía cinética del viento para generar electricidad. La energía eólica, o energía del viento, se crea utilizando un aerogenerador, un dispositivo que canaliza la fuerza del viento para generar electricidad.

El viento impulsa las palas de la turbina, que están unidas a un rotor. El rotor hace girar un generador para crear electricidad. Hay dos tipos de turbinas eólicas: las de eje horizontal (HAWT) y las de eje vertical (VAWT). Las HAWT son el tipo más común de turbina eólica. Suelen tener dos o tres palas largas y finas que se parecen a las hélices de un avión. Las palas están colocadas de forma que se orientan directamente hacia el viento. Las VAWT tienen palas curvadas más cortas y anchas que se asemejan a los batidores de una batidora eléctrica.

Las pequeñas turbinas eólicas individuales pueden producir 100 kilovatios de potencia, suficiente para alimentar una casa. Los aerogeneradores pequeños también se utilizan en lugares como estaciones de bombeo de agua. Los aerogeneradores un poco más grandes se asientan en torres de hasta 80 metros de altura y tienen palas de rotor de unos 40 metros de largo. Estas turbinas pueden generar 1,8 megavatios de potencia. Hay aerogeneradores aún más grandes encaramados en torres de 240 metros de altura y con palas de más de 162 metros de longitud. Estas grandes turbinas pueden generar entre 4,8 y 9,5 megavatios de potencia.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad