Saltar al contenido

Uso de energias renovables en mexico

junio 23, 2022

Recursos no renovables en México

México cuenta con una amplia y diversa base de recursos energéticos renovables. Con la combinación adecuada de políticas, el país podría atraer inversiones a gran escala para diversificar su suministro de energía, con el potencial de aumentar la proporción de las energías renovables modernas en el consumo total de energía final hasta el 21% en 2030, frente al 4,4% en 2010. Esto reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero y podría suponer un ahorro neto de 1.600 millones de dólares anuales en costes del sistema energético. Si se tienen en cuenta los beneficios de la reducción de los daños a la salud y de las emisiones de dióxido de carbono (CO2), el ahorro podría ser diez veces mayor.

Sin embargo, los planes actuales sólo permitirían alcanzar una cuota de renovables del 10% en 2030. Para liberar el potencial de las energías renovables en México se necesitan cambios políticos en el mercado eléctrico, con la planificación de la ampliación de las infraestructuras y la integración en la red. También se necesitan nuevas políticas para promover la adopción de energías renovables para aplicaciones de calor y combustible en los edificios, la industria y el transporte.

El aumento de las energías renovables puede impulsar la diversificación del suministro energético de México, reduciendo potencialmente la demanda de carbón en un 62%, la de gas natural en un 21% y la de petróleo en un 6% en 2030, en comparación con lo que lograrían las políticas actuales. México podría generar hasta el 46% de su electricidad, o 280 teravatios-hora (TWh), a partir de fuentes renovables cada año. Esto requeriría el despliegue de 30 gigavatios (GW) de energía eólica y 20 GW de generación de energía solar fotovoltaica (PV), que podrían representar un 26% combinado de la generación total de energía en 2030. Las pequeñas y grandes centrales hidroeléctricas podrían aportar alrededor del 12% (26 GW), la energía geotérmica el 5% (4,3 GW) y la biomasa el 2,5% (4 GW).

Certificados de energía renovable México

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «La energía renovable en México» – noticias – periódicos – libros – scholar – JSTOR (junio de 2020) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Las energías renovables en México contribuyen al 26 por ciento de la generación de electricidad en México. A partir de 2009, la generación de electricidad a partir de energías renovables proviene de la energía hidráulica, geotérmica, solar y eólica. Hay un esfuerzo a largo plazo establecido para aumentar el uso de las fuentes de energía renovables. La cantidad de energía geotérmica utilizada y cosechada, coloca a México como el número cuatro en el mundo[1].

A medida que la importancia de la energía limpia y sostenible se hace más frecuente, el país y los funcionarios del gobierno continúan invirtiendo en investigación e innovaciones para seguir permitiendo que México sea un ejemplo de energía renovable. Las predicciones basadas en la posición actual de la energía llevan al país a anticipar que para 2035, el 26 por ciento de energía renovable en México se elevará al 35 por ciento.

La energía solar en México

Apenas cuatro años después, México y sus responsables políticos están contemplando reformas energéticas que revertirían estos logros. El Congreso de México debatirá en breve una enmienda constitucional apoyada por el actual Presidente Andrés Manuel López Obrador, que se consideró necesaria después de que los tribunales mexicanos impugnaran la legitimidad de la legislación anterior. El presidente busca restaurar el dominio del Estado en el sector energético de México y, en su opinión, minimizar la corrupción y nivelar el campo de juego entre el Estado y las empresas privadas. La propuesta de enmienda constitucional devolvería el control del sector energético a la empresa estatal, la Comisión Federal de Electricidad (CFE), y volvería a situar a los reguladores energéticos, ahora independientes, bajo los auspicios del Estado.    Con las nuevas normas, la CFE tendría al menos el 54% del mercado eléctrico y ya no tendría que despachar primero la energía de menor coste, sino que daría prioridad a su propia generación de energía. Estos cambios se proponen en el contexto de un impulso más amplio para favorecer a las empresas estatales, incluido el gigante petrolero mexicano Pemex, en el sector energético.

Irena méxico

En 2019, el plan de desarrollo energético del gobierno mexicano informó que, de los 317,820 GWh (gigawatts hora) de energía generada en México, el 23.46 por ciento fue producido por fuentes de energía limpia. Entre ellas se encuentran la eólica, la solar fotovoltaica, la bioenergía, la cogeneración eficiente, la geotérmica, la hidroeléctrica y la nuclear. En 2020, la generación de energía eléctrica fue de 312,347 GWh 6,628 GWh, de los cuales el 27.8 por ciento se produjo con fuentes de energía limpia.

En 2019, la capacidad instalada de las plantas de energía limpia en México, como la hidroeléctrica, la geotérmica, la eólica, la fotovoltaica y la bioenergía, era de 26,900 MW ,582 MW.    En 2020 esa capacidad se incrementó en 9.7 por ciento con respecto al año anterior para llegar a 29,506 MW ,743 MW, principalmente por el crecimiento de las plantas eólicas y fotovoltaicas.

Según una publicación de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), México tiene un potencial de recursos importante y diverso y podría atraer inversiones a gran escala para diversificar su suministro energético. Si las condiciones del mercado son favorables, México podría seguir atrayendo inversiones para proyectos de energía renovable, como se ha visto en tres subastas de largo plazo que tuvieron lugar entre 2015 y 2018, cuando el marco del mercado eléctrico creado tras una importante reforma energética constitucional (2013-2014) incentivó el crecimiento de este sector. Esta reforma se centró en aumentar la inversión y el crecimiento mediante la creación de un mercado mayorista de electricidad para facilitar la competencia y reducir los costes. La reforma energética también pretendía aumentar la cobertura eléctrica y estimular el uso de energías limpias.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad