Saltar al contenido

La energia del sol y la electricidad

junio 24, 2022

Funcionamiento de la energía solar

Utilizar energías renovables en lugar de combustibles fósiles es clave para el desarrollo sostenible. La energía solar es cada vez más popular en el Reino Unido, con más de un millón de hogares que ya dependen de la energía solar. En este artículo, veremos algunos pros y contras de la energía solar y algunos datos sobre ella.

La energía solar es una energía renovable e inagotable que se obtiene de la radiación electromagnética del sol. Genera electricidad y calor de forma totalmente sostenible y gratuita.

¿Es la energía solar renovable? La energía solar no produce contaminación atmosférica ni gases de efecto invernadero. El principal impacto medioambiental de la energía solar es el uso del suelo y la posible pérdida de hábitat en el caso de las grandes explotaciones de energía solar.

La energía solar fotovoltaica proporciona luz que se convierte en electricidad mediante paneles solares fotovoltaicos. Estos paneles solares fotovoltaicos están formados por grupos de células o celdas solares que transforman la luz (fotones) en energía eléctrica (electrones).

La energía solar fotovoltaica consiste en la obtención directa de electricidad a partir de la radiación solar. Se puede obtener gracias a la instalación de paneles solares fotovoltaicos, que están formados por células de silicio que transforman la luz y el calor del sol en energía eléctrica. Estos paneles solares pueden instalarse en el ámbito doméstico en edificios y viviendas, así como a mayor escala en instalaciones más grandes.

Profesionales de la energía solar

¿Alguna vez ha mirado los paneles solares de los tejados y se ha preguntado qué hacen exactamente y cómo?    Pues bien, esas extensiones de vidrio brillante de alta tecnología son en realidad sólo un componente de una compleja red que aprovecha la energía renovable del sol para suministrar electricidad a la vivienda.

Cada panel se compone de una capa de células de silicio, un marco metálico, una carcasa de vidrio rodeada de una película especial y el cableado.    Para obtener el máximo efecto, los paneles se agrupan en «matrices» (una serie ordenada) y se colocan en tejados o en grandes espacios exteriores.    Las células solares, también llamadas fotovoltaicas, absorben la luz del sol durante las horas de luz.

Dentro de cada célula solar hay una fina oblea semiconductora formada por dos capas de silicio. Una de las capas está cargada positivamente y la otra negativamente, formando un campo eléctrico. Cuando la energía de la luz del sol incide en una célula solar fotovoltaica, la energiza y hace que los electrones se «desprendan» de los átomos de la oblea semiconductora. Esos electrones sueltos se ponen en movimiento por el campo eléctrico que rodea la oblea, y este movimiento crea una corriente eléctrica.

Pros y contras de la energía solar

Las tecnologías solares fotovoltaicas utilizan una gran variedad de materiales semiconductores. Las más comunes hasta la fecha son las que utilizan silicio como material fotovoltaico. Sin embargo, las tecnologías basadas en otros materiales semiconductores están aumentando su cuota de mercado.

Los sistemas solares fotovoltaicos instalados en un entorno doméstico que tengan menos de 12 metros cuadrados (y representen menos del 50% de la superficie total del tejado) están exentos de planificación. La misma exención se aplica a los sistemas solares fotovoltaicos instalados en un entorno comercial o industrial de menos de 50 metros cuadrados.

El coste de la compra e instalación de paneles solares se ha reducido drásticamente en la última década. A título orientativo, los sistemas fotovoltaicos para el hogar deberían oscilar entre 1.500 y 2.000 euros por kW instalado (sin IVA). El coste variará en función del hardware, el tamaño del sistema, la accesibilidad del tejado o el lugar y el instalador utilizado.

La forma más sencilla de utilizar un mayor porcentaje de la electricidad generada es diseñar el sistema fotovoltaico para satisfacer la demanda media diaria de electricidad de la casa, aunque esto puede significar que se instale un sistema fotovoltaico muy pequeño si la demanda es baja durante el día.

Energía solar Inglés

Hay tres formas principales de aprovechar la energía solar: la fotovoltaica, la calefacción y refrigeración solar y la energía solar de concentración. La energía fotovoltaica genera electricidad directamente a partir de la luz solar mediante un proceso electrónico y puede utilizarse para alimentar desde pequeños aparatos electrónicos, como calculadoras y señales de tráfico, hasta hogares y grandes empresas comerciales. Las aplicaciones de calefacción y refrigeración solar (SHC) y de energía solar de concentración (CSP) utilizan el calor generado por el sol para calentar espacios o agua, en el caso de los sistemas SHC, o para hacer funcionar turbinas tradicionales de generación de electricidad, en el caso de las centrales CSP.

La energía solar es una tecnología energética muy flexible: puede construirse como generación distribuida (ubicada en el punto de uso o cerca de él) o como una central de energía solar a escala de servicio público (similar a las centrales eléctricas tradicionales).  Ambos métodos también pueden almacenar la energía que producen para distribuirla después de la puesta de sol, utilizando tecnologías de vanguardia de energía solar + almacenamiento. La energía solar forma parte de un sistema eléctrico complejo e interrelacionado en Estados Unidos, y trabaja junto a otras tecnologías, como la eólica, en la transición de Estados Unidos a una economía de energía limpia.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad