Saltar al contenido

Como funcionan las energias no renovables

junio 23, 2022

Ejemplos de energías no renovables

Estas fuentes de energía se denominan no renovables porque sus suministros están limitados a las cantidades que podemos minar o extraer de la tierra. El carbón, el gas natural y el petróleo se formaron durante miles de años a partir de los restos enterrados de antiguas plantas y animales marinos que vivieron hace millones de años. Por eso también llamamos a esas fuentes de energía combustibles fósiles.

La energía nuclear se produce a partir del uranio, una fuente de energía no renovable cuyos átomos se dividen (mediante un proceso llamado fisión nuclear) para crear calor y, finalmente, electricidad. Los científicos creen que el uranio se creó hace miles de millones de años, cuando se formaron las estrellas. El uranio se encuentra en toda la corteza terrestre, pero la mayor parte es demasiado difícil o demasiado cara para extraerlo y transformarlo en combustible para las centrales nucleares.

Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, la biomasa de las plantas era la principal fuente de energía, que se quemaba para obtener calor y alimentar a los animales utilizados para el transporte y el arado. Las fuentes no renovables empezaron a sustituir la mayor parte del uso de la energía renovable en Estados Unidos a principios del siglo XIX, y a principios del siglo XX, los combustibles fósiles eran las principales fuentes de energía. El uso de la biomasa para calentar los hogares siguió siendo una fuente de energía, pero principalmente en las zonas rurales y para el calor suplementario en las zonas urbanas. A mediados de la década de 1980, el uso de la biomasa y otras formas de energía renovable comenzó a aumentar, en gran medida debido a los incentivos para su uso, especialmente para la generación de electricidad. Muchos países están trabajando para aumentar el uso de las energías renovables como forma de ayudar a reducir y evitar las emisiones de dióxido de carbono.

No renovable deutsch

La energía renovable está en auge, ya que la innovación reduce los costes y empieza a cumplir la promesa de un futuro energético limpio. La generación solar y eólica estadounidense está batiendo récords y se está integrando en la red eléctrica nacional sin poner en peligro la fiabilidad, lo que significa que las energías renovables están desplazando cada vez más a los combustibles fósiles «sucios» en el sector energético, ofreciendo la ventaja de reducir las emisiones de carbono y otros tipos de contaminación. Pero no todas las fuentes de energía comercializadas como «renovables» son beneficiosas para el medio ambiente. La biomasa y las grandes presas hidroeléctricas plantean difíciles compensaciones si se tiene en cuenta el impacto en la vida silvestre, el cambio climático y otras cuestiones. Esto es lo que debes saber sobre los diferentes tipos de fuentes de energía renovables y cómo puedes utilizar estas tecnologías emergentes en tu propia casa.

Energía solarLos humanos llevan miles de años aprovechando la energía solar para cultivar, calentarse y secar alimentos. Según el Laboratorio Nacional de Energías Renovables, «en una hora cae sobre la Tierra más energía del sol que la que utilizan todas las personas del mundo en un año». Hoy en día, utilizamos los rayos del sol de muchas maneras: para calentar casas y negocios, para calentar agua y para alimentar dispositivos.

Carbón no renovable

Existen nueve grandes áreas de recursos energéticos. Se dividen en dos categorías: no renovables y renovables. Los recursos energéticos no renovables, como el carbón, la energía nuclear, el petróleo y el gas natural, están disponibles en cantidades limitadas. Esto suele deberse al largo tiempo que tardan en reponerse. Los recursos renovables se reponen de forma natural y en periodos de tiempo relativamente cortos. Los cinco principales recursos energéticos renovables son la energía solar, la eólica, la hidráulica, la biomasa y la geotérmica.

Desde los albores de la humanidad, la gente ha utilizado fuentes de energía renovables para sobrevivir: la madera para cocinar y calentarse, el viento y el agua para moler el grano y la energía solar para encender el fuego. Hace poco más de 150 años se creó la tecnología para extraer energía de los antiguos restos fósiles de plantas y animales. Estas fuentes de energía súper ricas pero limitadas (carbón, petróleo y gas natural) sustituyeron rápidamente a la madera, el viento, la energía solar y el agua como principales fuentes de combustible.

Los combustibles fósiles constituyen una gran parte del mercado energético actual, aunque están surgiendo nuevas y prometedoras tecnologías renovables. Las carreras en las industrias de las energías renovables y no renovables están creciendo; sin embargo, hay diferencias entre los dos sectores. Cada uno de ellos presenta ventajas y retos, y se relaciona con tecnologías únicas que desempeñan un papel en nuestro sistema energético actual. Por una serie de razones, desde la cantidad limitada de combustibles fósiles disponibles hasta sus efectos en el medio ambiente, hay un creciente interés por utilizar formas de energía renovables y desarrollar tecnologías para aumentar su eficiencia. Este sector en expansión requiere una nueva mano de obra.

Sistemas de energía no renovable

Los recursos renovables son lo contrario: Su suministro se repone de forma natural o se puede mantener. La luz solar utilizada en la energía solar y el viento utilizado para alimentar los aerogeneradores se reponen por sí mismos. Las reservas de madera pueden mantenerse mediante la replantación.

Los recursos no renovables provienen de la Tierra. Los seres humanos los extraen en forma de gas, líquido o sólido y luego los convierten para su uso, principalmente relacionado con la energía. Las reservas de estas sustancias tardaron miles de millones de años en formarse, y se necesitarán miles de millones de años para reponer los suministros utilizados.

Por ejemplo, la industria de los combustibles fósiles extrae el petróleo crudo del suelo y lo convierte en gasolina. Los líquidos de los combustibles fósiles también se refinan en productos petroquímicos que se utilizan como ingredientes en la fabricación de literalmente cientos de productos, desde plásticos y poliuretano hasta disolventes.

Todos los combustibles fósiles son no renovables. Pero no todos los no renovables son combustibles fósiles. El petróleo, el gas natural y el carbón se consideran combustibles fósiles, pero el uranio no lo es. Se trata de un metal pesado que se extrae en estado sólido y que las centrales nucleares convierten en una fuente de combustible.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad