Saltar al contenido

Centrales de energias no renovables

junio 24, 2022

Fuentes de energía renovables

Los recursos renovables son lo contrario: Su suministro se repone de forma natural o se puede mantener. La luz solar utilizada en la energía solar y el viento utilizado para alimentar los aerogeneradores se reponen por sí mismos. Las reservas de madera pueden mantenerse mediante la replantación.

Los recursos no renovables provienen de la Tierra. Los seres humanos los extraen en forma de gas, líquido o sólido y luego los convierten para su uso, principalmente relacionado con la energía. Las reservas de estas sustancias tardaron miles de millones de años en formarse, y se necesitarán miles de millones de años para reponer los suministros utilizados.

Por ejemplo, la industria de los combustibles fósiles extrae el petróleo crudo del suelo y lo convierte en gasolina. Los líquidos de los combustibles fósiles también se refinan en productos petroquímicos que se utilizan como ingredientes en la fabricación de literalmente cientos de productos, desde plásticos y poliuretano hasta disolventes.

Todos los combustibles fósiles son no renovables. Pero no todos los no renovables son combustibles fósiles. El petróleo, el gas natural y el carbón se consideran combustibles fósiles, pero el uranio no lo es. Se trata de un metal pesado que se extrae en estado sólido y que las centrales nucleares convierten en una fuente de combustible.

Desventajas de las energías no renovables

Las fuentes de energía suficientes y fiables son una necesidad para las naciones industrializadas. La energía se utiliza para calentar, cocinar, transportar y fabricar. La energía puede clasificarse generalmente como no renovable y renovable. Más del 85% de la energía utilizada en el mundo procede de fuentes no renovables. La mayoría de los países desarrollados dependen de fuentes de energía no renovables, como los combustibles fósiles (carbón y petróleo) y la energía nuclear. Estas fuentes se denominan no renovables porque no pueden renovarse o regenerarse con la suficiente rapidez como para seguir el ritmo de su uso. Algunas fuentes de energía son renovables o potencialmente renovables. Ejemplos de fuentes de energía renovables son: la solar, la geotérmica, la hidroeléctrica, la biomasa y la eólica. Las fuentes de energía renovable se utilizan más comúnmente en los países en desarrollo.

Las sociedades industrializadas dependen de fuentes de energía no renovables. Los combustibles fósiles son los tipos de energía no renovable más utilizados. Se formaron cuando la materia vegetal y animal incompletamente descompuesta se enterró en la corteza terrestre y se convirtió en material rico en carbono utilizable como combustible. Este proceso se produjo a lo largo de millones de años. Los tres tipos principales de combustibles fósiles son el carbón, el petróleo y el gas natural. Otras dos fuentes de combustibles fósiles menos utilizadas son los esquistos bituminosos y las arenas bituminosas.

Energía no renovable

Los recursos energéticos no renovables están disponibles en suministros limitados, normalmente porque tardan mucho tiempo en reponerse. La ventaja de estos recursos no renovables es que las centrales eléctricas que los utilizan son capaces de producir más energía según la demanda. Los recursos energéticos no renovables son:

Por ejemplo, el sol sale cada día, pero su capacidad de generar energía es limitada cuando está nublado. Otra desventaja es que los operadores de las centrales eléctricas no pueden aumentar la producción de energía renovable cuando la gente consume más energía, como por ejemplo en un día caluroso en el que mucha gente pone en marcha el aire acondicionado al mismo tiempo.

Estados como California intentan resolver este problema utilizando el almacenamiento de energía, como las grandes baterías, para recoger la electricidad de las fuentes renovables cuando la demanda es baja y utilizarla más tarde cuando la demanda aumente.

Cuando el carbón, el gas natural y el petróleo se queman para producir energía, emiten gases que atrapan el calor, como el dióxido de carbono. Este proceso de captura de calor es lo que impulsa el cambio climático, y el hecho de no abordar este problema es lo que está catalizando la actual crisis climática.

Ventajas y desventajas de las energías no renovables

Estas fuentes de energía se denominan no renovables porque sus suministros están limitados a las cantidades que podemos minar o extraer de la tierra. El carbón, el gas natural y el petróleo se formaron durante miles de años a partir de los restos enterrados de antiguas plantas y animales marinos que vivieron hace millones de años. Por eso también llamamos a esas fuentes de energía combustibles fósiles.

La energía nuclear se produce a partir del uranio, una fuente de energía no renovable cuyos átomos se dividen (mediante un proceso llamado fisión nuclear) para crear calor y, finalmente, electricidad. Los científicos creen que el uranio se creó hace miles de millones de años, cuando se formaron las estrellas. El uranio se encuentra en toda la corteza terrestre, pero la mayor parte es demasiado difícil o demasiado cara para extraerlo y transformarlo en combustible para las centrales nucleares.

Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, la biomasa de las plantas era la principal fuente de energía, que se quemaba para obtener calor y alimentar a los animales utilizados para el transporte y el arado. Las fuentes no renovables empezaron a sustituir la mayor parte del uso de la energía renovable en Estados Unidos a principios del siglo XIX, y a principios del siglo XX, los combustibles fósiles eran las principales fuentes de energía. El uso de la biomasa para calentar los hogares siguió siendo una fuente de energía, pero principalmente en las zonas rurales y para el calor suplementario en las zonas urbanas. A mediados de la década de 1980, el uso de la biomasa y otras formas de energía renovable comenzó a aumentar, en gran medida debido a los incentivos para su uso, especialmente para la generación de electricidad. Muchos países están trabajando para aumentar el uso de las energías renovables como forma de ayudar a reducir y evitar las emisiones de dióxido de carbono.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad