Saltar al contenido

Revolución industrial y cambio climático

julio 23, 2022

Impacto medioambiental de la revolución industrial

El carbón, el petróleo y el gas natural han contribuido a llevar a la sociedad desde las granjas, las aldeas y el feudalismo hasta la vitalidad de la sociedad moderna. Pero ahora nos encontramos en un punto de inflexión en el desarrollo humano debido al cambio climático. ¿Cómo hemos pasado del caballo y el arado a calentar todo el planeta? ¿Por qué ha sucedido esto y qué puede significar para las generaciones siguientes? Siga la historia del cambio climático desde 1750 hasta 2100 y más allá.

A medida que la Revolución Industrial del siglo XIX cobraba impulso en el Reino Unido, los economistas empezaron a preocuparse por el agotamiento de las minas de carbón, ya que las acerías y las máquinas de vapor consumían grandes cantidades del recurso. Abogaban por un uso más eficiente del carbón disponible. Pero un economista, Stanley Jevons, demostró que a medida que el uso de los recursos se hace más eficiente, la demanda del recurso aumenta. Esto se debe a que la mejora de la eficiencia reduce el coste de utilización del recurso y del servicio que presta, lo que a su vez aumenta la demanda. Sus conclusiones se conocen hoy como la paradoja de Jevons.

Efecto invernadero y calentamiento global

Tanto los factores humanos como los naturales influyen en el clima de la Tierra, pero la tendencia a largo plazo observada en el último siglo sólo puede explicarse por el efecto de las actividades humanas en el clima.  Fuente: Programa de Investigación del Cambio Global de los Estados Unidos, Cuarta Evaluación Nacional del Clima, Capítulo 2: Nuestro clima cambiante, 2017.

Desde la Revolución Industrial, las actividades humanas han liberado a la atmósfera grandes cantidades de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero, lo que ha modificado el clima de la Tierra. Los procesos naturales, como los cambios en la energía solar y las erupciones volcánicas, también afectan al clima de la Tierra. Sin embargo, no explican el calentamiento que hemos observado en el último siglo.1

Los científicos han reconstruido un registro del clima de la Tierra analizando una serie de medidas indirectas del clima, como núcleos de hielo, anillos de árboles, longitudes de glaciares, restos de polen y sedimentos oceánicos, y estudiando los cambios en la órbita de la Tierra alrededor del sol.2 Este registro muestra que el clima varía de forma natural en una amplia gama de escalas de tiempo, pero esta variabilidad no explica el calentamiento observado desde la década de 1950. Por el contrario, es extremadamente probable (> 95%) que las actividades humanas hayan sido la causa dominante de ese calentamiento.3

Causas y soluciones del cambio climático

ResumenLa degradación del medio ambiente ha sido la principal preocupación en los últimos años debido al drástico efecto del cambio climático. Para determinar el impacto profundo de la industrialización y la inversión extranjera directa en la degradación del medio ambiente, este estudio utiliza datos de panel de 55 países de la región de Asia-Pacífico desde 1995 hasta 2020 y aplica un modelo de retardo autorregresivo distribuido (ARDL). Los resultados mostraron que la IED, en general, tiene un impacto negativo significativo en el medio ambiente y provoca un aumento de las emisiones de metano y CO2. Además, la industrialización tiene un impacto positivo y significativo en el medio ambiente. Sin embargo, la magnitud del impacto es moderada. Este estudio también concluye que en la región de Asia-Pacífico se aceptan las hipótesis de la curva de Kuznets del medio ambiente (EKC) y del cielo de la contaminación (PH). Por último, este estudio sugiere que la implicación estricta de las directrices medioambientales o la adopción de una nueva política sería la clave para garantizar la calidad del medio ambiente. Además, los resultados confirman que la mayoría de los países del panel son países en vías de desarrollo y no tienen directrices estrictas de gestión medioambiental.

Causas de las emisiones de co2

El clima de la Tierra ha cambiado a lo largo de la historia. Sólo en los últimos 800.000 años, ha habido ocho ciclos de edades de hielo y periodos más cálidos, y el final de la última edad de hielo, hace unos 11.700 años, marcó el inicio de la era climática moderna, y de la civilización humana. La mayoría de estos cambios climáticos se atribuyen a variaciones muy pequeñas en la órbita de la Tierra que modifican la cantidad de energía solar que recibe nuestro planeta.

Este gráfico, basado en la comparación de muestras atmosféricas contenidas en núcleos de hielo y en mediciones directas más recientes, aporta pruebas de que el CO2 atmosférico ha aumentado desde la Revolución Industrial. (Crédito: Luthi, D., et al.. 2008; Etheridge, D.M., et al. 2010; datos del núcleo de hielo de Vostok/J.R. Petit et al.; registro de CO2 de la NOAA en Mauna Loa). Más información sobre los núcleos de hielo (sitio externo).

La tendencia actual al calentamiento es diferente porque es claramente el resultado de las actividades humanas desde mediados del siglo XIX, y se está produciendo a un ritmo que no se ha visto en muchos milenios recientes.1 Es innegable que las actividades humanas han producido los gases atmosféricos que han atrapado más energía del Sol en el sistema terrestre. Esta energía adicional ha calentado la atmósfera, el océano y la tierra, y se han producido cambios rápidos y generalizados en la atmósfera, el océano, la criosfera y la biosfera.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad