Saltar al contenido

Relacion efecto invernadero calentamiento global y cambio climatico

julio 23, 2022

Ensayo sobre el cambio climático y el calentamiento global

La energía del Sol que llega a la Tierra puede tener problemas para encontrar el camino de vuelta al espacio. El efecto invernadero hace que parte de esta energía se pierda en la atmósfera, siendo absorbida y liberada por los gases de efecto invernadero.

Sin el efecto invernadero, la temperatura de la Tierra estaría por debajo del punto de congelación. Es, en parte, un proceso natural. Sin embargo, el efecto invernadero de la Tierra es cada vez más fuerte a medida que añadimos gases de efecto invernadero a la atmósfera. Eso está calentando el clima de nuestro planeta.

La energía solar absorbida por la superficie de la Tierra se irradia a la atmósfera en forma de calor. Cuando el calor atraviesa la atmósfera y regresa al espacio, los gases de efecto invernadero absorben gran parte de él. ¿Por qué los gases de efecto invernadero absorben el calor? Los gases de efecto invernadero son más complejos que otras moléculas de gas en la atmósfera, con una estructura que puede absorber el calor. Irradian el calor a la superficie de la Tierra, a otra molécula de gas de efecto invernadero o al espacio.

Hay varios tipos de gases de efecto invernadero. Los principales son el dióxido de carbono, el vapor de agua, el metano y el óxido nitroso. Todas estas moléculas de gas están formadas por tres o más átomos. Los átomos se mantienen lo suficientemente unidos como para vibrar cuando absorben calor. Al final, las moléculas que vibran liberan la radiación, que probablemente será absorbida por otra molécula de gas de efecto invernadero. Este proceso mantiene el calor cerca de la superficie de la Tierra. La mayor parte de los gases de la atmósfera son nitrógeno y oxígeno, que no pueden absorber el calor y contribuir al efecto invernadero.

Calentamiento global vs. cambio climático diagrama de venn

Esta página te ayudará a entender la ciencia que hay detrás del cambio climático, los impactos de un clima cambiante y cómo puedes ayudar a frenar el cambio climático y prepararte para él.  También hemos creado una lista de recursos y actividades para educadores y estudiantes de todas las edades.

La ciencia pinta un cuadro claro: El cambio climático se está produciendo, está causado principalmente por el ser humano y tiene muchos efectos graves y perjudiciales. La causa principal del cambio climático son las actividades humanas -como conducir coches, crear electricidad y talar bosques- y no los cambios naturales en el clima. Estas actividades humanas liberan en la atmósfera unos gases denominados de efecto invernadero, que calientan lentamente el planeta, creando el cambio climático.

El clima es muy complejo y todavía hay cosas que no sabemos sobre él. Pero a través de siglos de estudios y experimentos, hemos sido capaces de crear una sólida comprensión de cómo funciona el sistema, y cómo los seres humanos lo están cambiando.

Imagina un invernadero de cristal que se utiliza para cultivar plantas, como flores y verduras. El invernadero mantiene las plantas en su interior calientes incluso cuando hace frío en el exterior porque atrapa el calor del sol. La atmósfera terrestre actúa como un invernadero: Cuando la luz del sol atraviesa la atmósfera, parte de ella es absorbida por la superficie de la Tierra para calentarla, pero parte del calor también es atrapado en nuestra atmósfera por ciertos gases. Estos gases que atrapan el calor se llaman gases de efecto invernadero, y actúan como una manta, manteniendo la tierra caliente. Este efecto invernadero es un proceso natural que hace que el planeta sea cómodo para vivir.

Ozono

Las emisiones de varios gases de efecto invernadero importantes derivados de la actividad humana han aumentado considerablemente desde que comenzó la industrialización a gran escala a mediados del siglo XIX. La mayor parte de estas emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el hombre (antropogénicas) son de dióxido de carbono (CO2) procedente de la quema de combustibles fósiles.

Las concentraciones de CO2 en la atmósfera están reguladas de forma natural por muchos procesos que forman parte del ciclo global del carbono. El flujo, o movimiento, del carbono entre la atmósfera y la tierra y los océanos de la Tierra está dominado por procesos naturales como la fotosíntesis de las plantas. Aunque estos procesos naturales pueden absorber parte de las emisiones antropogénicas de CO2 producidas cada año (medidas en términos de carbono equivalente), a partir de 1950 aproximadamente, las emisiones de CO2 empezaron a superar la capacidad de estos procesos para absorber carbono.

Este desequilibrio entre las emisiones de gases de efecto invernadero y la capacidad de los procesos naturales para absorber esas emisiones ha dado lugar a un aumento continuo de las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero. Las concentraciones de CO2 en la atmósfera han aumentado aproximadamente un 43% desde 1850.

Metano

Figura b1. Los gases de efecto invernadero en la atmósfera, como el vapor de agua, el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso, absorben energía térmica y la emiten en todas las direcciones (incluso hacia abajo), manteniendo la superficie de la Tierra y la atmósfera inferior calientes. La adición de más gases de efecto invernadero a la atmósfera potencia el efecto, haciendo que la superficie de la Tierra y la atmósfera inferior se calienten aún más. Imagen basada en un gráfico de la EPA de EE.UU. ( versión ampliada)

El Sol es la principal fuente de energía para el clima de la Tierra. Una parte de la luz solar entrante se refleja directamente en el espacio, especialmente en las superficies brillantes como el hielo y las nubes, y el resto es absorbido por la superficie y la atmósfera. Gran parte de esta energía solar absorbida se reemite en forma de calor (radiación de onda larga o infrarroja). A su vez, la atmósfera absorbe y reemite calor, parte del cual escapa al espacio. Cualquier alteración de este equilibrio de energía entrante y saliente afectará al clima. Por ejemplo, pequeños cambios en la salida de energía del Sol afectarán directamente a este equilibrio.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad