Saltar al contenido

Que hay detras del cambio climatico

julio 22, 2022

Datos del cambio climático

La actividad humana es la principal causa del cambio climático. La gente quema combustibles fósiles y convierte la tierra de los bosques a la agricultura. Desde el comienzo de la Revolución Industrial, la gente ha quemado cada vez más combustibles fósiles y ha transformado grandes extensiones de tierra de bosques a tierras de cultivo.

La quema de combustibles fósiles produce dióxido de carbono, un gas de efecto invernadero. Se llama gas de efecto invernadero porque produce un «efecto invernadero». El efecto invernadero hace que la tierra se caliente, al igual que un invernadero es más cálido que su entorno.

El dióxido de carbono y otras sustancias se denominan forzadores del clima porque obligan o empujan al clima a ser más cálido o más frío. Lo hacen afectando al flujo de energía que entra y sale del sistema climático de la Tierra.

Los pequeños cambios en la energía solar que llega a la Tierra pueden provocar algún cambio climático. Pero desde la Revolución Industrial, la adición de gases de efecto invernadero ha sido más de 50 veces más potente que los cambios en la radiación solar. Los gases de efecto invernadero adicionales en la atmósfera terrestre han tenido un fuerte efecto de calentamiento en el clima de la Tierra.

Artículo sobre el cambio climático

Tanto los factores humanos como los naturales influyen en el clima de la Tierra, pero la tendencia a largo plazo observada en el último siglo sólo puede explicarse por el efecto de las actividades humanas en el clima.  Fuente: Programa de Investigación del Cambio Global de Estados Unidos, Cuarta Evaluación Nacional del Clima, Capítulo 2: Nuestro clima cambiante, 2017.

Desde la Revolución Industrial, las actividades humanas han liberado a la atmósfera grandes cantidades de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero, lo que ha modificado el clima de la Tierra. Los procesos naturales, como los cambios en la energía solar y las erupciones volcánicas, también afectan al clima de la Tierra. Sin embargo, no explican el calentamiento que hemos observado en el último siglo.1

Los científicos han reconstruido un registro del clima de la Tierra analizando una serie de medidas indirectas del clima, como núcleos de hielo, anillos de árboles, longitudes de glaciares, restos de polen y sedimentos oceánicos, y estudiando los cambios en la órbita de la Tierra alrededor del sol.2 Este registro muestra que el clima varía de forma natural en una amplia gama de escalas de tiempo, pero esta variabilidad no explica el calentamiento observado desde la década de 1950. Por el contrario, es extremadamente probable (> 95%) que las actividades humanas hayan sido la causa dominante de ese calentamiento.3

Causas y efectos del cambio climático

El cambio climático describe los cambios en los patrones climáticos a largo plazo, incluyendo la temperatura del aire, las precipitaciones y los patrones meteorológicos. El cambio climático se debe a causas tanto humanas como naturales. La quema de combustibles fósiles para la producción de energía y la conversión de la tierra de uso agrícola o natural al desarrollo (viviendas, edificios) emiten gases de efecto invernadero y son las principales causas humanas del cambio climático.

Una mayor concentración de gases de efecto invernadero, que incluyen el dióxido de carbono, el metano, el óxido nitroso, el vapor de agua y los halocarbonos, disminuye la cantidad de energía que se refleja hacia el espacio desde la superficie de la Tierra. El aumento de la energía en la superficie de la Tierra implica un aumento de las temperaturas

Desde la era industrial, el carbono almacenado en los combustibles fósiles se ha liberado a la atmósfera como gas de dióxido de carbono (CO2). Este gas se acumula en la atmósfera más rápido de lo que las plantas pueden absorberlo y convertirlo en oxígeno. El CO2 absorbe la radiación infrarroja del sol y la retiene en forma de calor en la superficie de la Tierra. Los gases metano y óxido nitroso se liberan a través de la agricultura y las actividades de gestión de residuos.

Efectos del cambio climático

En el esfuerzo por comprender y abordar el cambio climático global, la mayoría de los análisis se han centrado en el rápido aumento de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y en las opciones para reducirlas. En efecto, el dióxido de carbono, subproducto de la combustión de los combustibles fósiles, es el principal gas de efecto invernadero que contribuye al calentamiento global. Sin embargo, otros gases de efecto invernadero, como el metano, el óxido nitroso y una serie de gases de procesos industriales, también contribuyen de forma importante al cambio climático. Tanto desde el punto de vista medioambiental como económico, las estrategias climáticas eficaces deben abordar tanto el dióxido de carbono como estos otros gases de efecto invernadero.

Los gases distintos del CO2 representan el 17% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero en Estados Unidos y un porcentaje mucho mayor en países en desarrollo como India y Brasil. Además, una serie de emisiones contaminantes locales y regionales interactúan en la compleja química de la atmósfera para producir efectos adicionales de calentamiento o enfriamiento. Entender cómo interactúan estos gases -y cómo elaborar políticas que aborden una serie de impactos ambientales- es vital para abordar las preocupaciones ambientales tanto locales como globales.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad