Saltar al contenido

Plan integral de gestión del cambio climático

julio 23, 2022

¿En qué se diferencia de las estrategias de adaptación y mitigación del riesgo de desastres?

Las catástrofes naturales y sus daños asociados afectan gravemente a la población mundial cada año. El aumento de la exposición y la vulnerabilidad a nivel mundial, vinculado a las múltiples tendencias concurrentes, como el cambio climático, el crecimiento de la población y la globalización de las cadenas de suministro, hacen que sea imprescindible encontrar estrategias para gestionar las catástrofes de forma más holística.

Se caracteriza por una perspectiva holística con respecto a los diversos componentes de la gestión de riesgos. La ICRM difiere de los conceptos anteriores del paradigma de la gestión de catástrofes, que se centraban casi exclusivamente en la respuesta y no prestaban mucha atención a las oportunidades de reducir la incidencia o el impacto potencial de las catástrofes climáticas.

La hoja de ruta se centra en las oportunidades de transferencia de riesgos, en particular a través de mecanismos de seguros en el sector solar fotovoltaico (FV) de Barbados. Los gobiernos, las empresas y los hogares utilizan cada vez más los instrumentos de transferencia de riesgos, como los seguros, para reducir las pérdidas inmediatas y a largo plazo asociadas a los fenómenos meteorológicos extremos. La naturaleza potencialmente catastrófica de los riesgos climáticos en el Caribe, en particular en el contexto del cambio climático, significa que la transferencia de riesgos puede desempeñar un papel importante en la creación de resiliencia. Esto es posible gracias al diseño de instrumentos financieros adecuados, incluidos los seguros.

Gestión integrada del riesgo climático

Como Estado insular del Caribe, Granada y sus islas hermanas Carriacou y Petite Martinique se preparan para un aumento de los fenómenos meteorológicos extremos y la subida del nivel del mar provocados por el cambio climático. La isla es extremadamente vulnerable: en 2004, por ejemplo, el huracán Iván destruyó casi el 90% de los edificios residenciales, además de instalaciones turísticas y terrenos agrícolas. Se prevén tormentas tropicales más fuertes causadas por el aumento de la temperatura de la superficie del océano.

El pilar de la economía granadina es el turismo, que se ve amenazado por la subida del nivel del mar, las sequías prolongadas, la erosión de las playas, la pérdida de zonas costeras y las inundaciones. Un aumento del nivel del mar de medio metro destruiría hasta el 83% de las playas. Gran parte de las infraestructuras, incluidos los puertos, las centrales eléctricas, las carreteras y muchas viviendas, también están en peligro.

El programa piloto persigue un enfoque integrado y multisectorial, vinculando las actividades a nivel local y nacional. Por ejemplo, el Comité Nacional del Cambio Climático está recibiendo asesoramiento para desarrollar análisis de riesgo sistemáticos con el fin de identificar las zonas costeras susceptibles en el país y aumentar su resistencia al cambio climático. Un fondo comunitario proporciona apoyo directo a la población para medidas de adaptación a pequeña escala. El programa también promueve los esfuerzos que permitirán a Granada acceder a la financiación climática a medio y largo plazo y compartir información sobre la experiencia en la región. Está formado por cuatro componentes:

Gestión del riesgo climático rwth

La gestión de riesgos climáticos (CRM) tiene como objetivo gestionar los impactos del cambio climático a lo largo de todo el proceso de riesgo, desde los fenómenos meteorológicos extremos a corto plazo hasta los cambios graduales a largo plazo. Basada en una evaluación de riesgos climáticos (ERC), combina medidas probadas e innovadoras del ámbito de la mitigación y adaptación al cambio climático, la gestión de riesgos de catástrofes y la protección social en un único marco holístico y participativo para evitar, minimizar y abordar las pérdidas y daños.

La integración de los riesgos climáticos en los procesos y políticas pertinentes a nivel nacional y subnacional fomenta una consideración holística de los impactos del cambio climático en los sectores afectados y pone de manifiesto la necesidad de contar con instrumentos y recopilación de datos específicos, recursos humanos y financieros adecuados y reordenamientos institucionales.

El primer paso comprende una evaluación de cómo los peligros relacionados con el clima interactúan con la exposición y la vulnerabilidad de un sistema, incluidos los factores socioeconómicos. La interacción de estos factores determina el riesgo global para el sistema afectado.

Oportunidades de financiación para el cambio climático 2022

Este Plan fue adoptado por la Resolución ministerial nº 4 0807. El Plan tiene como objetivo reducir la vulnerabilidad al cambio climático y promover el desarrollo bajo en carbono a nivel del sector, fortaleciendo y protegiendo la sostenibilidad y la competitividad de la industria.

El Plan busca, en particular, reducir las emisiones de GEI en el sector, y establece objetivos específicos en esa dirección, incluso en lo que respecta a las emisiones de antorchas. También analiza cómo incorporar la adaptación y la gestión del riesgo de catástrofes en la estructura de toma de decisiones de la minería. La mejora de la gobernanza es un aspecto clave del plan, sobre todo a través de la supervisión, la presentación de informes, la coordinación, la cooperación financiera y la gestión del conocimiento. El documento también aboga por la cooperación en materia de bajas emisiones de carbono en todo el sector del transporte y por un sistema de compensación para remunerar a los agentes que participen en actividades de mitigación.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad