Saltar al contenido

Organizacion meteorologica mundial cambio climatico

julio 22, 2022

Temperatura global de la OMM

Este es un año crítico para la acción climática. Este informe de las Naciones Unidas y las organizaciones científicas asociadas a nivel mundial ofrece una evaluación integral de la ciencia climática más reciente. El resultado es una evaluación alarmante de lo lejos que estamos del camino.

Todavía estamos muy lejos de cumplir los objetivos del Acuerdo de París. Este año se ha producido un repunte de las emisiones de combustibles fósiles, las concentraciones de gases de efecto invernadero siguen aumentando y se han producido graves fenómenos meteorológicos potenciados por el hombre que han afectado a la salud, las vidas y los medios de subsistencia en todos los continentes. A menos que se produzcan reducciones inmediatas, rápidas y a gran escala de las emisiones de gases de efecto invernadero, será imposible limitar el calentamiento a 1,5 °C, con consecuencias catastróficas para las personas y el planeta del que dependemos.

Este informe es claro. El tiempo se acaba. Para que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se celebrará en 2021 en Glasgow, conocida como COP26, sea un punto de inflexión, necesitamos que todos los países se comprometan a lograr emisiones netas cero para 2050, respaldadas por estrategias concretas a largo plazo, y por unas Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC) mejoradas que reduzcan colectivamente las emisiones mundiales en un 45% para 2030, en comparación con los niveles de 2010.

Datos del cambio climático

El sector agrícola depende fundamentalmente de una información meteorológica, climática e hídrica oportuna y precisa, sobre todo porque se enfrenta a riesgos climáticos cada vez mayores. Las previsiones meteorológicas y climáticas oportunas, así como la información relacionada con el agua, permiten a la comunidad agrícola aumentar el rendimiento de los cultivos y el ganado, planificar el momento de la siembra y la cosecha, y reducir las plagas y enfermedades.

Los peligros naturales son fenómenos meteorológicos y climáticos graves y extremos que se producen en todas las partes del mundo, aunque algunas regiones son más vulnerables a ciertos peligros que otras.  Los peligros naturales se convierten en catástrofes cuando se destruyen las vidas y los medios de subsistencia de las personas.

Las condiciones hidrológicas globales de inundaciones y sequías, así como los posibles conflictos en el uso del agua, son algunos de los mayores retos y amenazas a los que se enfrenta la población mundial. Unos 20 millones de personas corren el riesgo de sufrir inundaciones y los daños asociados a ellas cuestan casi 80.000 millones de dólares; esta cifra podría aumentar a 50 millones de personas afectadas en sólo 15 años, según el Instituto de Recursos Mundiales.  El Foro Económico Mundial estima que los efectos de la sequía en todo el mundo cuestan hasta 8.000 millones de dólares al año por las pérdidas sufridas en la agricultura y otras actividades relacionadas.

Comentarios

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha publicado su informe anual sobre el estado del clima mundial, en el que destaca que los nuevos récords establecidos por cuatro indicadores clave del cambio climático son otra clara señal de que las actividades humanas están provocando cambios a escala planetaria en la tierra, el océano y la atmósfera.

Junto a las mediciones récord de las concentraciones de gases de efecto invernadero, el aumento del nivel del mar, el calor oceánico y la acidificación de los océanos, las condiciones meteorológicas extremas provocaron pérdidas económicas por valor de cientos de miles de millones de dólares y se cobraron muchas vidas humanas, además de desencadenar trastornos para la seguridad alimentaria y del agua y desplazamientos que se han acentuado en 2022.

Criticando «la sombría letanía del fracaso de la humanidad a la hora de hacer frente a los trastornos climáticos», el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, aprovechó la publicación del informe emblemático de la OMM para pedir que se tomen medidas urgentes para aprovechar los «frutos maduros» de la transformación de los sistemas energéticos para pasar del «callejón sin salida» de los combustibles fósiles a las energías renovables.

Guterres propuso cinco medidas fundamentales para poner en marcha la transición hacia las energías renovables. Entre ellas, un mayor acceso a la tecnología y el suministro de energías renovables, triplicar las inversiones privadas y públicas en energías renovables y poner fin a las subvenciones a los combustibles fósiles, que ascienden a unos 11 millones de dólares por minuto.

Catálogo de la OMM para datos climáticos

En diciembre de 2015, las Partes de la Convención sobre el Cambio Climático adoptaron el Acuerdo de París, que establece una vía mundial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y aumentar la resiliencia climática. El objetivo central del Acuerdo es reforzar la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático manteniendo el aumento de la temperatura media mundial en este siglo muy por debajo de los 2 grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales y proseguir los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura aún más a 1,5 grados centígrados. El Acuerdo también pretende reforzar la capacidad de los países para hacer frente a los impactos del cambio climático.  El 5 de octubre de 2016 se alcanzó el umbral de entrada en vigor del Acuerdo de París. El Acuerdo entró en vigor el 4 de noviembre de 2016.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad