Saltar al contenido

Ley española de cambio climático y transición energética

julio 23, 2022

Tilbakemelding

La Ley de Cambio Climático y Transición Energética entró en vigor el 20 de mayo de 2021. Esta ley consagra en la normativa española el objetivo de alcanzar la neutralidad climática a más tardar en 2050.          Art.3 :    El objetivo a largo plazo es la descarbonización de la economía para 2050 con un sistema eléctrico 100% renovable.    Establece como objetivos para 2030 reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 23% respecto a 1990, alcanzar un 42% de renovables en el consumo final de energía y un 74% de generación eléctrica renovable, y mejorar la eficiencia energética reduciendo el consumo de energía primaria en al menos un 39,5% Estos objetivos se revisarán al alza periódicamente a partir de 2023.          No se asignarán nuevas autorizaciones de exploración para permisos de investigación de hidrocarburos ni concesiones de explotación. (art.9) Se fomentarán los gases renovables, incluidos el biogás, el biometano, el hidrógeno y otros combustibles renovables. (art. 12) Para 2040, los nuevos turismos y vehículos comerciales ligeros deberán estar libres de emisiones. (art. 14) Los municipios de más de 50.000 habitantes y los territorios insulares tendrán que aplicar un plan de movilidad urbana sostenible antes de 2023, e introducir medidas de mitigación. (art.14)

España y el cambio climático

Incluye 36 artículos distribuidos en nueve títulos, e incorpora las aportaciones del proceso de participación ciudadana iniciado en febrero de 2019, para que España cumpla con el Acuerdo de París en línea con los compromisos de la Comisión Europea y con el Pacto Verde Europeo a través de las señales adecuadas para modernizar la economía.

El proyecto legislativo pretende que España alcance la neutralidad de las emisiones de gases de efecto invernadero como máximo en 2050. Esto significa que España, en 2050, sólo emitirá la cantidad de gases de efecto invernadero (GEI) que puedan absorber sus sumideros. Para conseguirlo, el texto fija los siguientes objetivos, que sólo pueden ser revisados al alza:

Se crea la figura del almacenador como sujeto del sistema eléctrico. Esto favorece la implantación y el desarrollo de estas tecnologías, claves en la gestión de la demanda eléctrica y la seguridad del suministro en un sistema eléctrico 100% renovable. Es también un segmento industrial en el que Europa y España aspiran a adquirir posiciones de liderazgo.

Legislación sobre el cambio climático 2021

Respecto a las concesiones existentes, los titulares de las mismas deberán presentar un informe, cinco años antes de la finalización del plazo de la concesión de explotación, que refleje el potencial de reconversión de la instalación/localización para usos alternativos del subsuelo (en particular, el establecimiento de energías renovables y geotermia), incluyendo la consideración del mantenimiento de los niveles de empleo.

Por otro lado, se establece que la aplicación de nuevos beneficios fiscales a los productos energéticos de origen fósil deberá justificarse en base al interés social y económico, dada la inexistencia de alternativas tecnológicas.

En 2023, y cada dos años a partir de entonces, una Resolución de la Secretaría de Estado de Energía establecerá la relación de nuevas instalaciones de suministro de carburantes y combustibles obligadas a cumplir con la nueva normativa, en función del volumen de ventas indicado en la tabla anterior (así como las excepciones y barreras técnicas para su cumplimiento).

Todos los proveedores de servicios de recarga eléctrica deberán remitir por vía electrónica al Ministerio para la Transición Ecológica y el Desafío Demográfico información actualizada sobre la ubicación, características y disponibilidad de estas instalaciones, así como el precio de venta al público del servicio de electricidad o recarga.

Leyes relacionadas con el cambio climático

El 22 de mayo de 2021 entró finalmente en vigor la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética de España. La ley significa el compromiso de España con la transición energética al reducir las emisiones en un 23% para 2030 (en comparación con los niveles de 1990), prohibiendo todos los nuevos permisos de exploración y producción de carbón, gas y petróleo con efecto inmediato, prohibiendo la venta de vehículos con combustibles fósiles para 2040 y estableciendo el objetivo de generar el 74% de la electricidad del país a partir de fuentes renovables para 2030. La ley también pone a España en consonancia con el objetivo de la Unión Europea de ser neutra en carbono para 2050.

En mayo de 2021, el Gobierno español aprobó finalmente la Ley 7/2021 de cambio climático y transición energética («Nueva Ley») para garantizar el cumplimiento por parte de España de los objetivos del Acuerdo de París. La Nueva Ley entró en vigor cinco años después de que España firmara el Acuerdo de París el 22 de abril de 2016. Tras largas negociaciones, el texto fue finalmente refrendado por casi todos los grupos parlamentarios y publicado en el Boletín Oficial del Estado el 21 de mayo de 2021, entrando en vigor al día siguiente, el 22 de mayo de 2021.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad