Saltar al contenido

Islas desaparecidas por el cambio climatico

julio 23, 2022

Las islas desaparecen por la subida del nivel del mar

El aumento de las temperaturas en el sur de Groenlandia significa que familias como ésta pueden ahora cultivar productos -como lechugas y fresas- que antes no habrían sobrevivido aquí. Mientras tanto, en el norte de Groenlandia, los cazadores indígenas tienen más dificultades para encontrar comida, ya que la fauna silvestre lucha por adaptarse a su nuevo hábitat sin hielo.

Estados UnidosAunque el aumento del nivel del mar amenaza a las comunidades de toda la costa de Estados Unidos, Van Lohuizen centró su cámara en dos grandes ciudades que se cree que están en especial riesgo: Nueva York y Miami Beach. Nueva York recibió una muestra de lo que podría deparar el futuro durante la supertormenta Sandy, una tormenta de 900 millas de ancho que azotó el área metropolitana en 2012, matando a docenas de personas, destruyendo miles de hogares y negocios, y obligando a cerrar el sistema de metro y los túneles de entrada y salida de Manhattan. En Miami Beach, las mareas estacionales invierten con frecuencia el flujo del sistema de drenaje de la ciudad, empujando el agua de mar contaminada por las aguas residuales a través de los desagües pluviales a nivel de la calle. En sus fotografías de ambas ciudades, Van Lohuizen parece especialmente interesado en la desconexión entre la realidad de la subida del nivel del mar y la perspectiva de un desarrollo continuado, especialmente los edificios de lujo de algunas de las comunidades más ricas de Miami Beach, que también son las que corren mayor riesgo de destrucción.

Países que desaparecerán en 2030

La República de Kiribati, un grupo de 33 islas del Pacífico en las que viven 100.000 personas, se encuentra a una media de dos metros sobre el nivel del mar. Los científicos creen que en algún momento de este siglo estas islas podrían volverse inhabitables a medida que el nivel de los océanos aumente debido al cambio climático. La película El Arca de Anote, que se proyecta en el Festival de Cine de Human Rights Watch en Nueva York, cuenta la historia de Kiribati a través de los ojos del ahora ex presidente Anote Tong, que aboga ante los líderes mundiales por la ayuda a su pueblo, y de una mujer kiribatí llamada Sermary, que emigra con su familia a Nueva Zelanda tras las inundaciones de su hogar. Amy Braunschweiger habló con el cineasta, Matthieu Rytz, sobre su película y su apego a un país que pronto podría dejar de existir.

Todo empezó en las islas San Blas de Panamá, que se prevé que queden cubiertas por la subida del agua del mar debido al cambio climático. Fui allí por encargo del New York Times para cubrir el tema, y me sentí muy afectado por ello. Y pensé, ¿en qué otro lugar del planeta la gente está experimentando esto? Así que miré un mapa del mundo y me enteré de la existencia de Kiribati. Ni siquiera sabía de su existencia. Aquí había un país cuyo territorio oceánico era tan amplio como el de Estados Unidos, en medio del Pacífico, y nunca había oído hablar de él. Me quedé asombrado. Fui allí durante dos semanas para trabajar como fotógrafo. No pensaba hacer una película.

Qué países desaparecerán por el calentamiento global

Estos territorios, 52 según el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, comparten en su mayoría la fragilidad de una economía de subsistencia basada en el turismo, la dificultad en las comunicaciones y el desarrollo de infraestructuras, la falta de protección contra los desastres naturales y la dependencia del comercio internacional.

La República de Kiribati se extiende por tres millones de kilómetros cuadrados al noreste de Australia. Es la primera zona poblada del mundo que comienza cada nuevo día y año. Fue descubierta por los españoles en el siglo XVI y logró la independencia de Gran Bretaña en 1979.

Su principal amenaza es la subida del nivel del mar. Con una altitud de sólo tres metros, el agua sube a un ritmo de 1,2 centímetros al año (cuatro veces más rápido que la media mundial), lo que convierte a Kiribati en el país con más probabilidades de desaparecer por la subida del nivel del mar en los próximos años.

La actual subida del nivel del mar es la principal amenaza para este país, que se encuentra entre los más bajos del mundo, con un punto de altura máxima de 2,3 metros y la altitud media más baja del mundo: sólo 1,5 metros.

Cuál es la tasa de aumento del nivel del mar por año

El efecto del cambio climático en las naciones insulares puede ser más extremo debido a las costas bajas, a las masas de tierra relativamente pequeñas y a la exposición a las condiciones meteorológicas extremas y a la variabilidad del clima[2] A medida que el nivel del mar sigue subiendo, algunos pueblos insulares y sus culturas se ven amenazados. Algunas islas pequeñas y poco pobladas carecen de recursos adecuados para proteger la isla, sus habitantes y sus recursos naturales. Además de los riesgos para la salud humana, los medios de subsistencia y el espacio habitable, la presión para abandonar la isla se ve a menudo obstaculizada por la imposibilidad de acceder a los recursos necesarios para la reubicación.

En relación con el cambio climático, el ex presidente de la República de las Islas Marshall, Christopher Loeak, declaró: «Sólo en el último año, mi país ha sufrido sequías sin precedentes en el norte, y la mayor marea viva de la historia en el sur; hemos visto cómo los tifones más devastadores de la historia dejaban un rastro de muerte y destrucción en toda la región»[4] Los esfuerzos para combatir estos supuestos cambios medioambientales son continuos y multinacionales. Es especialmente notable la adopción del acuerdo de París en la Cumbre del Clima de la ONU en 2015.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad