Saltar al contenido

Fotos de cambio climatico

julio 24, 2022

Cambio climático de la Nasa

El cambio climático no es sólo un fenómeno científico, sino también cultural. Las opiniones de los individuos sobre el cambio climático suelen basarse en la emoción más que en las pruebas científicas. Por lo tanto, es importante investigar las características emocionales de las imágenes que el público no experto considera relevantes para el cambio climático, con el fin de construir una base de datos de imágenes efectivas sobre el cambio climático, que luego puedan utilizar los científicos, los responsables políticos y los profesionales para movilizar los esfuerzos de adaptación y resiliencia al clima. Para ello, se recogieron valoraciones de la relevancia para el cambio climático, así como de la excitación emocional y la valencia de 320 imágenes para evaluar la relación entre la relevancia para el cambio climático y las cualidades emocionales de la imagen. Además, se midieron las creencias medioambientales de los participantes, para investigar la relación entre las creencias y las valoraciones de las imágenes. Los resultados sugieren que las imágenes calificadas como muy relevantes para el cambio climático tienen mayor valencia emocional negativa y excitación emocional. En general, las imágenes fueron calificadas como más relevantes para el cambio climático por los participantes con mayor disposición proambiental. De manera crítica, hemos recopilado las calificaciones medias de relevancia, valencia y excitación de cada una de estas 320 imágenes en una base de datos que está publicada en línea y disponible de manera gratuita (https://affectiveclimateimages.weebly.com; https://www.nmu.edu/affectiveclimateimages) para su uso en futuras investigaciones sobre imágenes del cambio climático.

Imágenes de la Nasa

Se celebró por primera vez en 1970 en Estados Unidos, cuando unos 20 millones de personas salieron a la calle para protestar contra el vertido de petróleo de Santa Bárbara en 1969. Desde entonces, la ocasión ha desempeñado un importante papel en la concienciación sobre otros temas medioambientales.

Sin embargo, lejos de ello, a pesar de las advertencias de la ONU, varios países han incumplido sus objetivos climáticos. La contaminación por carbono ya ha llevado al planeta a un territorio sin precedentes, arrasando con los ecosistemas, elevando el nivel del mar y exponiendo a millones de personas a nuevos extremos climáticos.

El lago Urmia de Irán es uno de los mayores lagos hipersalinos (extremadamente salados) del mundo. Ha sido declarado Humedal de Importancia Internacional y Reserva de la Biosfera de la UNESCO. Sin embargo, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, su nivel de agua comenzó a descender rápidamente a mediados de la década de 1990. El agua entrante se desvió para uso agrícola, las presas bloquearon los ríos entrantes, las precipitaciones disminuyeron y el aumento de las temperaturas trajo consigo una mayor evaporación.  Las lluvias torrenciales de 2018 y 2019 ayudaron a reponer el lago, como se ve en la imagen de junio, que muestra al Urmia lleno en gran parte de agua teñida de rojo por bacterias o algas. Pero en el momento de la imagen de noviembre, el lago se estaba secando de nuevo.

Imágenes del cambio

Durante décadas, los osos polares y el deshielo fueron la cara del cambio climático. Ahora, sin embargo, la manta que atrapa el calor que hemos envuelto alrededor de nuestro planeta al quemar combustibles fósiles ha comenzado a hacer mucho más daño que simplemente derretir el hielo y matar de hambre a los osos polares.

En Estados Unidos, por ejemplo, la mayoría de los ciudadanos aceptan que la contaminación de los coches, los camiones y las fábricas está calentando el planeta y provocando cambios drásticos en los patrones climáticos, pero todavía hay mucha gente que cree que los incendios forestales, las sequías y las inundaciones, cada vez más graves, son una mera prueba de la mala gestión de la tierra, de la profecía bíblica o de los ciclos naturales.

Las imágenes visuales tienen un papel muy importante a la hora de atraer e informar al público sobre el problema y sus soluciones. Esto se debe, en parte, a que el cerebro humano es increíblemente rápido y eficiente en el procesamiento de la información visual, lo que ayuda al aprendizaje.

Un proyecto llamado Climate Visuals ha identificado siete principios para las imágenes eficaces sobre el cambio climático, y el primero es «entender a tu público». Para atraer a la gente hacia el clima hay que empezar por reconocer que cada persona tiene diferentes razones psicológicas, culturales y políticas para actuar -o no actuar- para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Animación del cambio climático

En febrero de 2022, las Naciones Unidas lanzaron una advertencia funesta: La ventana para revertir el cambio climático, y su resultante «atlas de sufrimiento humano», casi se ha cerrado.El cambio climático ya no es una vaga hipótesis para el futuro de la Tierra. Los científicos coinciden en que los efectos de las emisiones de gases de efecto invernadero ya han alterado los ecosistemas, los patrones climáticos, el suministro de alimentos, las vidas y las economías. Desde graves sequías e incendios hasta la subida de los mares y la erosión de las costas, las advertencias de hace décadas se han manifestado en todo el mundo.  Estas fotos ilustran el estado del planeta y de nuestro clima tal y como ha cambiado en la última década.En esta vista aérea, unas ovejas pastan en unas marismas verdes junto a una tierra mucho más seca y con menos vegetación, no muy lejos del glaciar Breidamerkurjokull, que está retrocediendo, el 18 de agosto de 2021, cerca de Hof, Islandia. Breidamerkurjokull cubría antes toda la zona. Desde la década de 1990, el 90% de los glaciares de Islandia han retrocedido, y las proyecciones para el futuro muestran una fuerte reducción del tamaño de sus casquetes de hielo.

En esta imagen tomada con un dron en mayo de 2020, la sequía seca los abetos en la región montañosa de Harz, en Alemania. Durante los últimos veranos, sólo ha llovido una pequeña parte de lo normal, lo que ha estresado a los bosques de toda Alemania y los ha hecho más susceptibles a las plagas.  Estas sequías son cada vez más frecuentes en Alemania, y muchos científicos atribuyen esta tendencia al calentamiento global.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad