Saltar al contenido

Cuando se da el cambio climatico

julio 25, 2022

Cuarto clima nacional

La quema de combustibles fósiles, la tala de bosques y la cría de ganado influyen cada vez más en el clima y en la temperatura de la Tierra, lo que añade enormes cantidades de gases de efecto invernadero a los que se producen de forma natural en la atmósfera, aumentando el efecto invernadero y el calentamiento global.

La década 2011-2020 ha sido la más cálida registrada, con una temperatura media global que alcanzó 1,1°C por encima de los niveles preindustriales en 2019. El calentamiento global inducido por el hombre está aumentando actualmente a un ritmo de 0,2ºC por década.Un aumento de 2ºC en comparación con la temperatura de la época preindustrial se asocia con graves impactos negativos sobre el medio ambiente natural y la salud y el bienestar humanos, incluyendo un riesgo mucho mayor de que se produzcan cambios peligrosos y posiblemente catastróficos en el medio ambiente global.Por esta razón, la comunidad internacional ha reconocido la necesidad de mantener el calentamiento muy por debajo de 2ºC y de proseguir los esfuerzos para limitarlo a 1,5ºC.

El principal motor del cambio climático es el efecto invernadero. Algunos gases de la atmósfera terrestre actúan como el cristal de un invernadero, atrapando el calor del sol e impidiendo que se filtre al espacio y provoque el calentamiento global.Muchos de estos gases de efecto invernadero se producen de forma natural, pero las actividades humanas están aumentando las concentraciones de algunos de ellos en la atmósfera, en particular:El CO2 producido por las actividades humanas es el que más contribuye al calentamiento global. En 2020, su concentración en la atmósfera había aumentado un 48% por encima de su nivel preindustrial (antes de 1750).Otros gases de efecto invernadero son emitidos por las actividades humanas en menor cantidad. El metano es un gas de efecto invernadero más potente que el CO2, pero tiene una vida atmosférica más corta. El óxido nitroso, al igual que el CO2, es un gas de efecto invernadero de larga duración que se acumula en la atmósfera durante décadas o siglos. Los contaminantes que no son gases de efecto invernadero, incluidos los aerosoles como el hollín, tienen diferentes efectos de calentamiento y enfriamiento y también están asociados a otros problemas como la mala calidad del aire.Se estima que las causas naturales, como los cambios en la radiación solar o la actividad volcánica, han contribuido con menos de más o menos 0,1°C al calentamiento total entre 1890 y 2010.

Causas naturales del cambio climático

Hasta hace poco, la mayor parte de los debates sobre el calentamiento global moderno sólo miraban hacia el año 2100. Ahora, las nuevas investigaciones de los pioneros de los modelos climáticos empiezan a contar otra historia, una en la que el legado de nuestras emisiones de carbono, que atrapan el calor, no dura sólo décadas o siglos, sino lo suficiente como para interferir en futuras edades de hielo. Como dice el periodista científico Mason Inman (2005), con una ligera exageración, «el carbono es para siempre».

Los especialistas investigan ahora el futuro a largo plazo de nuestra contaminación por gases de efecto invernadero con la ayuda de una nueva generación de sofisticados modelos climáticos con nombres como CLIMBER, GENIE y LOVECLIM. Pero los fundamentos de ese futuro se reducen a un simple principio: lo que sube debe bajar.

Tras un retraso debido a la lentitud de la respuesta de la atmósfera y los océanos (Wigley 2005), las temperaturas medias mundiales pasarán al modo de enfriamiento a medida que las concentraciones de CO2 sigan disminuyendo. Sin embargo, el nivel medio global del mar seguirá subiendo mucho después de que pase el pico térmico, porque aunque las temperaturas bajen, seguirán siendo más cálidas que las actuales. Por lo tanto, los hielos glaciares terrestres seguirán derritiéndose y los océanos seguirán expandiéndose aunque la atmósfera de la Tierra haya empezado a recuperarse. El nivel del mar sólo volverá a la posición actual cuando finalmente se enfríe lo suficiente como para que vuelvan a formarse grandes capas de hielo terrestre en la Antártida y en el Ártico.

Ejemplos de cambio climático

El cambio climático se define generalmente como una variación significativa de las condiciones meteorológicas medias -por ejemplo, que las condiciones se vuelvan más cálidas, más húmedas o más secas- durante varias décadas o más. La tendencia a largo plazo es lo que diferencia el cambio climático de la variabilidad meteorológica natural. Tormentas intensas. Calor mortal. El cambio climático se manifiesta de múltiples maneras y es experimentado por todos los seres vivos, aunque no por igual. En todo el mundo, los desfavorecidos económicamente y las personas de color -los que menos han contribuido a las causas del cambio climático- son los más propensos a sufrir sus peores efectos. A continuación se explican las causas del cambio climático, cómo afecta al planeta y a sus habitantes, y qué podemos hacer al respecto.

El clima se refiere a las condiciones meteorológicas generales de un lugar, medidas a lo largo de muchos años. En Estados Unidos, por ejemplo, el clima de Maine es frío y nevado en invierno, mientras que el del sur de Florida es tropical todo el año.Los satélites en órbita terrestre, las estaciones meteorológicas remotas y las boyas oceánicas se utilizan para controlar el tiempo y el clima actuales, pero son los datos paleoclimáticos procedentes de fuentes naturales como núcleos de hielo, anillos de árboles, corales y sedimentos oceánicos y lacustres los que han permitido a los científicos ampliar los registros climáticos de la Tierra a millones de años atrás. Estos registros proporcionan una visión completa de los cambios a largo plazo en la atmósfera terrestre, los océanos, las superficies terrestres y la criosfera (sistemas de agua congelada). Los científicos introducen estos datos en sofisticados modelos climáticos que son capaces de predecir las tendencias climáticas futuras con una precisión impresionante.

El sistema nacional de océanos y atmósfera

Figura b1. Los gases de efecto invernadero presentes en la atmósfera, como el vapor de agua, el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso, absorben energía térmica y la emiten en todas las direcciones (incluso hacia abajo), manteniendo la superficie de la Tierra y la atmósfera inferior calientes. La adición de más gases de efecto invernadero a la atmósfera potencia el efecto, haciendo que la superficie de la Tierra y la atmósfera inferior se calienten aún más. Imagen basada en un gráfico de la EPA de EE.UU. ( versión ampliada)

El Sol es la principal fuente de energía para el clima de la Tierra. Una parte de la luz solar entrante se refleja directamente en el espacio, especialmente en las superficies brillantes como el hielo y las nubes, y el resto es absorbido por la superficie y la atmósfera. Gran parte de esta energía solar absorbida se reemite en forma de calor (radiación de onda larga o infrarroja). A su vez, la atmósfera absorbe y reemite calor, parte del cual escapa al espacio. Cualquier alteración de este equilibrio de energía entrante y saliente afectará al clima. Por ejemplo, pequeños cambios en la salida de energía del Sol afectarán directamente a este equilibrio.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad