Saltar al contenido

Como tratar el cambio climatico

julio 24, 2022

Comentarios

El cambio climático es una amenaza para el futuro de nuestro planeta, pero aún estamos a tiempo de adaptarnos a él y mitigar sus efectos. A continuación, echamos un vistazo a las medidas que se están poniendo en marcha y viajamos en el tiempo para ver cómo será el mundo si conseguimos frenar el calentamiento global.

Los récords de temperatura mundial se baten continuamente. Si el pasado mes de julio fue el más caluroso de la historia, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), el quinquenio 2015-2019 está a punto de convertirse en el más caluroso de todos los tiempos. Los científicos afirman que este tipo de fenómenos son cada vez más probables y persistentes, y esto se debe en parte al cambio climático.

El cambio climático es una realidad que está afectando a millones de personas en todo el mundo, especialmente a las más vulnerables, al aumentar la frecuencia y virulencia de los fenómenos meteorológicos extremos que provocan daños materiales y desplazamientos de población. No hay más que echar la vista atrás hasta 2018, cuando las catástrofes naturales provocaron el desplazamiento interno (es decir, la migración dentro de un mismo país) de 17,2 millones de personas, según el Centro de Seguimiento de los Desplazamientos Internos (IDMC).

Problemas y soluciones del cambio climático

El cambio climático es una amenaza que no conoce fronteras y puede perjudicarnos a todos. En todo el mundo, las temperaturas y el nivel del mar están aumentando. Desde incendios forestales más intensos en California hasta sequías más prolongadas en el Cuerno de África, pasando por tifones recurrentes en el sudeste asiático, gran parte del mundo ya está experimentando los efectos negativos de un clima cambiante.

Abordar la crisis climática debe ser un esfuerzo colectivo. Estados Unidos se ha comprometido a renovar nuestra sólida alianza en el esfuerzo por hacer frente a la crisis climática y a cooperar con nuestros socios mundiales para reforzar nuestra ambición climática.

El cambio climático no es sólo una amenaza existencial, sino que actualmente amenaza el progreso del desarrollo y exacerba las desigualdades mundiales; aumenta la escasez de agua y alimentos, la necesidad de ayuda humanitaria y los desplazamientos; y contribuye a los conflictos.

Tenemos un momento estrecho para actuar con el fin de proteger nuestro medio ambiente y aprovechar la oportunidad que supone la lucha contra el cambio climático. Juntos podemos marcar la diferencia para conseguir un planeta más sano y próspero.

Ejemplos de adaptación al cambio climático

Como cuestión pública y política, el cambio climático se reduce a cuatro cuestiones generales: 1) el clima está cambiando; 2) las personas están provocando el cambio climático; 3) las consecuencias sociales del cambio climático son muy inciertas, pero incluyen el potencial de graves impactos; y 4) existen numerosas opciones políticas para la gestión de riesgos del cambio climático, la mayoría de las cuales están bien caracterizadas (es decir, tienen puntos fuertes y débiles conocidos). Estas cuatro conclusiones se basan en una evaluación exhaustiva de los conocimientos científicos y cada una de ellas es el resultado de múltiples líneas de evidencia independientes.

Los enfoques de gestión de riesgos del cambio climático se dividen generalmente en cuatro grandes categorías: 1) mitigación: esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero; 2) adaptación: aumento de la capacidad de la sociedad para hacer frente a los cambios climáticos; 3) geoingeniería o ingeniería climática: manipulación adicional y deliberada del sistema terrestre que pretende contrarrestar al menos algunos de los impactos de las emisiones de gases de efecto invernadero; y 4) ampliación de la base de conocimientos: esfuerzos para aprender y comprender mejor el sistema climático, lo que puede ayudar a apoyar una gestión proactiva de los riesgos.

¿Podemos detener el cambio climático?

El cambio climático es uno de los problemas más complejos a los que nos enfrentamos hoy en día. Implica muchas dimensiones -ciencia, economía, sociedad, política y cuestiones morales y éticas- y es un problema global, que se percibe a escala local, y que existirá durante miles de años. El dióxido de carbono, el gas de efecto invernadero que atrapa el calor y que es el principal impulsor del reciente calentamiento global, permanece en la atmósfera durante muchos miles de años, y el planeta (especialmente el océano) tarda en responder al calentamiento. Por tanto, aunque dejáramos de emitir todos los gases de efecto invernadero hoy, el calentamiento global y el cambio climático seguirán afectando a las generaciones futuras. De este modo, la humanidad está «comprometida» con algún nivel de cambio climático.

¿Cuánto cambio climático? Eso lo determinará la forma en que continúen nuestras emisiones y cómo responda exactamente nuestro clima a esas emisiones. A pesar de la creciente concienciación sobre el cambio climático, nuestras emisiones de gases de efecto invernadero siguen aumentando sin cesar. En 2013, el nivel diario de dióxido de carbono en la atmósfera superó las 400 partes por millón por primera vez en la historia de la humanidad. La última vez que los niveles fueron tan altos fue hace entre tres y cinco millones de años, durante la época del Plioceno.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad