Saltar al contenido

Como se dice cambio climatico en ingles

julio 25, 2022

Comentarios

La economía española está avanzando en la reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero y de su intensidad energética, al tiempo que aumenta la generación de energías renovables. Dada su dependencia energética, así como su abundancia de fuentes de energía renovables, acelerar la transición hacia una economía baja en carbono representa un seguro de futuro y una oportunidad.

Resumen: Las estimaciones preliminares de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) muestran que las emisiones de gases de efecto invernadero en la Unión Europea disminuyeron un 2% en 2018, tras haber aumentado un 0,6% en 2017. Aunque se trata de una tendencia positiva, los escenarios previstos por la Agencia Europea de Medio Ambiente indican que la UE seguiría sin alcanzar su objetivo declarado de una reducción del 40% para 2030. El avance del cambio climático implicará choques estructurales con efectos a medio y largo plazo. Sin embargo, el cambio climático y las medidas adoptadas para frenarlo van a tener también un impacto creciente en los resultados macroeconómicos. En España, el Gobierno estima que las emisiones disminuyeron un 2,2% interanual en 2018, gracias a la reducción de las emisiones del sector eléctrico, parcialmente compensada por el crecimiento de las emisiones en el transporte. Igualmente, se ha producido un aumento de la cuota de energías renovables y una disminución de la intensidad del uso de la energía. No obstante, los sectores agrícola, energético y turístico de España siguen estando muy expuestos al cambio climático. Por ello, es imprescindible que el país siga avanzando aprovechando su relativa abundancia de fuentes renovables, lo que también mitigará el coste económico de su dependencia del petróleo y el gas importados.

Gases de efecto invernadero en español

Tipo:  ArtículoAudiencia:  Informal, 9 – 12Estándares:  ESS2.DKalabras clave: calentamiento global, cambio climático, efecto invernadero, aerosolesResumen: Tanto si se denomina «calentamiento global» como «cambio climático», las consecuencias de los cambios a gran escala que se observan actualmente en el sistema climático de la Tierra podrían ser considerables.

Internet está lleno de referencias al calentamiento global. El sitio web de la Union of Concerned Scientists sobre el cambio climático se titula «Calentamiento global», uno de los muchos ejemplos. Pero en este sitio web no utilizamos mucho el término «calentamiento global». Utilizamos el menos atractivo «cambio climático». ¿Por qué?

Para un científico, el calentamiento global describe el aumento de la temperatura media de la superficie del planeta debido a las emisiones humanas de gases de efecto invernadero. Se utilizó por primera vez en 1975 en un artículo de Science escrito por el geoquímico Wallace Broecker, del Observatorio Geológico Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia: «Cambio climático: ¿Estamos al borde de un pronunciado calentamiento global? «1

El término de Broecker supuso una ruptura con la tradición. Los estudios anteriores sobre el impacto humano en el clima lo habían llamado «modificación inadvertida del clima».2 Esto se debía a que, aunque muchos científicos aceptaban que las actividades humanas podían causar un cambio climático, no sabían cuál podría ser la dirección del cambio. Las emisiones industriales de pequeñas partículas en el aire, llamadas aerosoles, podrían provocar un enfriamiento, mientras que las emisiones de gases de efecto invernadero provocarían un calentamiento. ¿Qué efecto dominaría?

Medio ambiente en español

El cambio climático fue conocido por muchos de nosotros como calentamiento global, una frase que data de la década de 1950 y que indica «un aumento a largo plazo de la temperatura atmosférica media de la Tierra». Sin embargo, la idea de que el calentamiento global existe y puede atribuirse al comportamiento humano fue expuesta por primera vez en 1896 por el científico sueco Svante Arrhenius. Durante el siglo siguiente, a medida que la tecnología mejoraba, los científicos siguieron midiendo las temperaturas de los océanos y registrando el aumento de los niveles de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

Los gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono y el metano, provocan el fenómeno de calentamiento atmosférico del efecto invernadero, que contribuye al calentamiento global. El fenómeno, comparado con el modo en que el calor queda atrapado en un invernadero, fue descrito por primera vez por Joseph Fourier en 1827, aunque no se denominó así hasta principios del siglo XX.

El término calentamiento global se generalizó a finales de la década de 1980, cuando el científico de la NASA James Hansen declaró ante el Congreso que la comunidad científica podía «atribuir con un alto grado de confianza una relación de causa y efecto» entre los gases de efecto invernadero y el calentamiento global. En 2006, el ex vicepresidente Al Gore dio otro gran impulso a la frase cuando estrenó el documental Una verdad incómoda, en el que explicaba el concepto de calentamiento global y las crecientes pruebas científicas de que los seres humanos están recorriendo un camino peligroso si no reducimos nuestras emisiones de carbono.

Diccionario de español

De noviembre de 2021 a mayo de 2022 se celebró en España una asamblea ciudadana nacional sobre el cambio climático. Cien ciudadanos seleccionados al azar, como reflejo de la sociedad, deliberaron en cinco sesiones online sobre la pregunta «Una España más segura frente al cambio climático, ¿cómo lo hacemos?». El 6 de junio de 2022 se entregaron las 172 recomendaciones resultantes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y a la vicepresidenta del Gobierno, Teresa Ribera.

Las recomendaciones están organizadas por objetivos y divididas en cinco áreas de la vida y la sociedad: Consumo, Alimentación y Uso del Suelo, Trabajo, Comunidad, Salud y Cuidados, y Ecosistemas. Los participantes en la Asamblea Ciudadana explicaron las principales recomendaciones para cada área.

Entre ellas, la necesidad de cambiar los modelos de producción en la industria alimentaria, por ejemplo, para promover la dieta mediterránea, la urgencia de preservar y restaurar los ecosistemas más importantes del país y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte, y la importancia de desarrollar un modelo de consumo compatible con los límites del planeta.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad