Saltar al contenido

Como reducir los efectos del cambio climatico

julio 23, 2022

Problemas y soluciones del cambio climático

El cambio climático es uno de los problemas más complejos a los que nos enfrentamos hoy en día. Implica muchas dimensiones -ciencia, economía, sociedad, política y cuestiones morales y éticas- y es un problema global, que se siente a escala local, y que estará presente durante miles de años. El dióxido de carbono, el gas de efecto invernadero que atrapa el calor y que es el principal impulsor del reciente calentamiento global, permanece en la atmósfera durante muchos miles de años, y el planeta (especialmente el océano) tarda en responder al calentamiento. Por tanto, aunque dejáramos de emitir todos los gases de efecto invernadero hoy, el calentamiento global y el cambio climático seguirán afectando a las generaciones futuras. De este modo, la humanidad está «comprometida» con algún nivel de cambio climático.

¿Cuánto cambio climático? Eso lo determinará la forma en que continúen nuestras emisiones y cómo responda exactamente nuestro clima a esas emisiones. A pesar de la creciente concienciación sobre el cambio climático, nuestras emisiones de gases de efecto invernadero siguen aumentando sin cesar. En 2013, el nivel diario de dióxido de carbono en la atmósfera superó las 400 partes por millón por primera vez en la historia de la humanidad. La última vez que los niveles fueron tan altos fue hace entre tres y cinco millones de años, durante la época del Plioceno.

Invertir el cambio climático

El cambio climático es una amenaza para el futuro de nuestro planeta, pero aún estamos a tiempo de adaptarnos a él y mitigar sus efectos. A continuación, repasamos las medidas que se están poniendo en marcha y viajamos en el tiempo para ver cómo será el mundo si conseguimos frenar el calentamiento global.

Los récords de temperatura mundial se baten continuamente. Si el pasado mes de julio fue el más caluroso de la historia, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), el quinquenio 2015-2019 está a punto de convertirse en el más caluroso de todos los tiempos. Los científicos afirman que este tipo de fenómenos son cada vez más probables y persistentes, y esto se debe en parte al cambio climático.

El cambio climático es una realidad que está afectando a millones de personas en todo el mundo, especialmente a las más vulnerables, al aumentar la frecuencia y virulencia de los fenómenos meteorológicos extremos que provocan daños materiales y desplazamientos de población. No hay más que echar la vista atrás hasta 2018, cuando las catástrofes naturales provocaron el desplazamiento interno (es decir, la migración dentro de un mismo país) de 17,2 millones de personas, según el Centro de Seguimiento de los Desplazamientos Internos (IDMC).

¿Pueden los individuos influir en el cambio climático?

El cambio climático es ya una amenaza urgente para millones de vidas, pero hay soluciones. Desde cambiar el modo en que obtenemos nuestra energía hasta limitar la deforestación, he aquí algunas de las principales soluciones al cambio climático.

Dado que tanto los bosques como los océanos desempeñan un papel de vital importancia en la regulación de nuestro clima, aumentar la capacidad natural de los bosques y los océanos para absorber el dióxido de carbono también puede ayudar a detener el calentamiento global.

Es fácil sentirse abrumado y pensar que el cambio climático es demasiado grande para resolverlo. Pero ya tenemos las respuestas, ahora es cuestión de hacerlas realidad. Para que funcionen, todas estas soluciones necesitan una fuerte cooperación internacional entre gobiernos y empresas, incluidos los sectores más contaminantes.

Los individuos también pueden desempeñar su papel tomando mejores decisiones sobre dónde obtienen su energía, cómo viajan y qué alimentos consumen. Pero la mejor manera de ayudar a detener el cambio climático es la acción colectiva. Esto significa presionar a los gobiernos y a las empresas para que cambien sus políticas y prácticas comerciales.

Prevención del cambio climático

Las políticas de crecimiento inteligente contribuyen tanto a la mitigación como a la adaptación al cambio climático. Las estrategias de mitigación reducen las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del desarrollo, y las estrategias de adaptación hacen que las comunidades sean más resistentes a los efectos de un clima cambiante. Las estrategias de crecimiento inteligente también aportan beneficios medioambientales y proporcionan ventajas económicas a los gobiernos locales y al sector privado. Además, pueden hacer que la gente ahorre dinero en energía y transporte, lo que es especialmente importante para los residentes con bajos ingresos, y ayudan a proteger la salud humana.

Ya estamos viendo los efectos del cambio climático, y se prevé que estos efectos sean más pronunciados en las próximas décadas. La Evaluación Nacional del Clima de 2018 señala algunos efectos del cambio climático en regiones de todo Estados Unidos. Dependiendo de la región, los efectos podrían incluir más tormentas y más fuertes, más sequía, eventos de calor extremo más frecuentes y de mayor duración, aumento del nivel del mar y más inundaciones. Conocer los cambios previstos para su región es esencial para planificar el uso del suelo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad