Saltar al contenido

Ciudadanos cambio climatico

julio 24, 2022

Red de acción climática

De noviembre de 2021 a mayo de 2022 se celebró en España una asamblea ciudadana nacional sobre el cambio climático. Cien ciudadanos seleccionados al azar, como reflejo de la sociedad, deliberaron en cinco sesiones online sobre la pregunta «Una España más segura frente al cambio climático, ¿cómo lo hacemos?». El 6 de junio de 2022 se entregaron las 172 recomendaciones resultantes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y a la vicepresidenta del Gobierno, Teresa Ribera.

Las recomendaciones están organizadas por objetivos y divididas en cinco áreas de la vida y la sociedad: Consumo, Alimentación y Uso del Suelo, Trabajo, Comunidad, Salud y Cuidados, y Ecosistemas. Los participantes en la Asamblea Ciudadana explicaron las principales recomendaciones para cada área.

Entre ellas, la necesidad de cambiar los modelos de producción en la industria alimentaria, por ejemplo, para promover la dieta mediterránea, la urgencia de preservar y restaurar los ecosistemas más importantes del país y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte, y la importancia de desarrollar un modelo de consumo compatible con los límites del planeta.

Justicia climática

La vida de Marshall Saunders daría para una película emocionante. Nacido en Texas, tuvo una exitosa carrera como agente inmobiliario. Pero antes de eso, trabajó como saltador de humo en el noroeste del Pacífico e hizo una temporada en la Marina de los Estados Unidos. Fue entonces cuando, en una misión en Haití, vio la pobreza extrema por primera vez.

Los rotarios entienden que el mundo entero es su patio trasero. Pueden ver los efectos del cambio climático en las comunidades que les importan, y no han esperado para actuar. Están afrontando el problema de la misma manera que siempre: ideando proyectos, utilizando sus contactos para cambiar la política, y planificando para el futuro.

Esas lecciones han permitido a Saunders avanzar en un tema aparentemente insoluble: el cambio climático. «Lo que ha conseguido es increíble», dice Scott Leckman, gobernador del Distrito 5420 (Utah), que conoce a Saunders desde hace años. «Es una de las grandes almas del planeta».

En las últimas semanas de 2018, se presentó en la Cámara de Representantes de Estados Unidos un proyecto de ley destinado a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Su principal patrocinador, el demócrata de Florida Ted Deutch, había estado llamando la atención sobre la amenaza que el aumento del nivel del mar suponía para su estado.

Soluciones climáticas

Se está apostando mucho por las asambleas ciudadanas (AC) sobre el clima para ayudar a resolver cuestiones políticas difíciles. En los últimos meses, dos asambleas climáticas de alto nivel -en Francia y el Reino Unido- propusieron cientos de medidas y recomendaciones, y hay más asambleas climáticas previstas en Alemania, Escocia, España y otros países.

Pero, ¿funcionan? ¿Ayudarán realmente las AC a afrontar la crisis climática? En resumen, podrían, pero las asambleas tienen que ayudar a los ciudadanos a comprender la magnitud y la urgencia del desafío, utilizar normas y procedimientos sólidos y crear auténticos debates públicos que afecten a todas las partes de la sociedad. Comparando los puntos fuertes y débiles de las asambleas francesa y británica, está claro que algunas mejoras aumentarían las posibilidades de obtener resultados.

Cada asamblea se inició a raíz de las protestas. La CCC fue una respuesta a las protestas de los chalecos amarillos, alimentadas por una propuesta de aumento del impuesto sobre el carbono y que acabaron definiendo la división entre los ciudadanos y las élites parisinas. El CAUK se inició tras la declaración de emergencia climática por parte del Parlamento británico en mayo de 2019, que llegó tras las protestas iniciadas por el movimiento Extinction Rebellion en abril de 2019. La tercera demanda del movimiento de una asamblea ciudadana sobre la emergencia climática y ecológica generó un impulso para las CA climáticas en todo el Reino Unido.

Lobby climático de los ciudadanos

La participación ciudadana puede desempeñar un papel importante en los esfuerzos por lograr la neutralidad climática. Sin embargo, para lograr los efectos deseados, la participación debe llevarse a cabo de una manera que sea significativa, tanto para los ciudadanos como para las instituciones involucradas. Esta entrada del blog esboza algunas de las consideraciones clave para llevar la participación ciudadana al siguiente nivel en la acción climática.

A pesar de la renovada atención prestada en los últimos años, el llamamiento a la participación pública en la acción climática no es nuevo. Desde la Declaración de Río de 1992 hasta el Acuerdo de París de 2015, pasando por el Pacto Europeo por el Clima de 2020, que forma parte del Pacto Verde Europeo, dar voz a los ciudadanos en la toma de decisiones relacionadas con el cambio climático ha sido reconocido y defendido desde hace tiempo por organizaciones y organismos intergubernamentales.

En una línea similar, existe un acuerdo general en la literatura académica sobre los beneficios de la participación pública en la toma de decisiones medioambientales. Éstos incluyen una mayor aceptación y apoyo de la comunidad a las medidas climáticas, la aparición de nuevas ideas basadas en el conocimiento y la experiencia local, o la inducción del aprendizaje social. Además, se ha determinado que la participación efectiva y significativa es crucial para garantizar que las políticas se diseñen de una manera socialmente justa que respete los derechos de las comunidades y fomente la resiliencia. Esto se refleja en nuestro propio trabajo en la Sociedad Democrática, en el que el compromiso de los ciudadanos es un medio de empoderarlos para que participen plenamente y se apropien conjuntamente de su futuro neutro en materia de clima, al tiempo que reducen el riesgo de la inversión en la acción climática y despolitizan la acción climática.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad