Saltar al contenido

Cambio climatico fecha limite

julio 22, 2022

Reloj climático

Phoebe Barnard recibe financiación de Automated Visual Inspections y ha recibido subvenciones de la Fundación Nacional de Investigación de Sudáfrica, la Universidad de Ciudad del Cabo, la Royal Society y Leverhulme Trust. Es miembro de la junta directiva de Scientists Warning Europe, el Instituto Merz y Transition Fidalgo, así como de la Union of Concerned Scientists, la Society for Conservation Biology y la American Society of Adaptation Professionals.

William Moomaw recibe financiación del Rockefeller Brothers’ Fund. Está afiliado al Woodwell Climate Research Center, The Climate Group, The Nature Conservancy, Union of Concerned Scientists, Young Voices for the Planet

Desde hace tiempo, los recursos naturales de la Tierra se agotan más rápido de lo que se pueden reponer. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático ha fijado el plazo de 2030 para reducir a la mitad las emisiones que atrapan el calor y evitar así un cambio climático irreversible y destructivo.

Junto con otros colegas, fuimos coautores de un documento de alerta de emergencia climática en 2019. Ya ha sido firmado por 14.594 científicos de 158 países. También elaboramos una ampliación en 2020 y una sombría actualización en 2021. Nuestras advertencias están respaldadas por miles de estudios de investigación, muchos de ellos referenciados en los documentos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático.

Plazo de 2030 para el cambio climático

El Reloj del Clima combina el arte, la ciencia, la tecnología y la organización de base para conseguir que el mundo actúe a tiempo. El proyecto se centra en una sencilla herramienta: un reloj que cuenta el tiempo crítico para alcanzar las emisiones cero (nuestra «Fecha límite»), a la vez que hace un seguimiento de nuestro progreso en las vías de solución clave («Líneas de vida»). Al mostrarnos lo que tenemos que hacer y cuándo, el Reloj enmarca nuestra misión crítica -una transición rápida y justa hacia un futuro climático seguro- y la sitúa en el primer plano de nuestra atención.Desde su famoso lanzamiento en Nueva York en septiembre de 2020, los equipos del Reloj del Clima han surgido en todo el mundo, desde Chiapas hasta Kazajistán, desde Corea hasta Glasgow. Participa.

CONOZCA LOS NÚMEROSEstamos en una emergencia climática, pero aún hay tiempo para evitar el desastre si tomamos medidas audaces e inmediatas a la velocidad y escala necesarias, más allá de lo que los políticos han considerado políticamente posible. Los próximos 7 años son la mejor oportunidad que tiene la humanidad para introducir cambios audaces y transformadores en nuestra economía mundial para evitar que la temperatura global aumente por encima de 1,5ºC, un punto de no retorno que, según la ciencia, puede hacer inevitables los peores impactos climáticos. La fecha límite y la línea de vida del Reloj del Clima nos indican lo que tenemos que hacer y cuándo. Son, sin duda, las cifras más importantes del mundo. Merece la pena entender por qué.

Qué pasará si no cumplimos el plazo de 2030 para el cambio climático

La publicación del Informe Especial del IPCC sobre el calentamiento global de 1,5 oC preparó el terreno para el auge de la retórica política de establecer un plazo fijo para tomar medidas decisivas sobre el cambio climático. Sin embargo, los peligros de esa retórica de la fecha límite sugieren la necesidad de que el IPCC asuma la responsabilidad de su informe y cuestione abiertamente la credibilidad de esa fecha límite.

En octubre de 2018, el IPCC publicó su Informe especial sobre el calentamiento global de 1,5 °C (SR15), en el que se concluye que es probable que la temperatura global alcance 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales entre 2030 y 2052 si continúa el ritmo actual de calentamiento1. Los sensacionalistas titulares de las noticias que interpretan este hecho como un plazo de 12 años para que el mundo evite un cambio climático catastrófico2 provocaron un llamamiento generalizado a la adopción de medidas radicales urgentes, que van desde la propuesta del Green New Deal en Estados Unidos hasta el activismo juvenil de las huelgas escolares sobre el clima en todo el mundo, la desobediencia civil del grupo Extinction Rebellion y la declaración de emergencia climática por parte del Parlamento británico. De repente, el mundo parece tener un tiempo limitado para actuar con decisión ante el cambio climático y, si no, resignarse a nuestro destino climático.

Acción climática

Las actividades humanas, como el transporte y la industria, están cambiando el clima de la Tierra. Los gases de efecto invernadero procedentes de estas actividades atrapan el calor en la atmósfera de la Tierra, haciéndola más cálida. En 2015, los gobiernos de todo el mundo acordaron que, para evitar un cambio climático peligroso, deberíamos limitar el aumento de la temperatura global a bastante menos de 2 °C. Para ello, debemos tomar «medidas climáticas», es decir, limitar la cantidad de gases de efecto invernadero que emitimos a la atmósfera.

Para limitar nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, tenemos que empezar a utilizar más energías renovables. En la actualidad, la mayor parte de la energía utilizada en el mundo procede del petróleo, el gas y el carbón. El problema es que la quema de estos «combustibles fósiles» para generar energía, como la electricidad, emite gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento global. Cuando se quema el carbón, se «agota» y desaparece: los combustibles fósiles no son renovables. La energía renovable proviene de fuentes como la luz solar, el agua y el viento. Éstas pueden utilizarse para producir electricidad y esa fuente no puede «agotarse». Por tanto, no sólo podemos captar toda la energía que queramos de estas fuentes, sino que es una energía limpia porque no libera gases de efecto invernadero ni otros contaminantes.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad