Saltar al contenido

Animales en peligro de extincion por el cambio climatico

julio 22, 2022

Mariposa monarca

Los cambios en el sol, la órbita de la Tierra, las corrientes oceánicas y las erupciones volcánicas son efectos naturales sobre el clima. Los estudios de los anillos de los árboles, las capas glaciares, los sedimentos oceánicos, los restos de polen, las rocas sedimentarias, los arrecifes de coral y el aire atrapado en las burbujas de los núcleos de hielo revelan un registro climático que se remonta a cientos de miles de años. Los registros fósiles muestran que en los últimos 490 millones de años los cambios climáticos dramáticos han causado al menos cinco extinciones masivas. Algunos estudios estiman que el ritmo actual de extinción es 100 veces más rápido de lo que ocurriría sin el impacto humano.

Los indicadores de que el clima está cambiando son: el aumento de la temperatura media; el aumento de la temperatura de los océanos; el aumento de la acidez de los océanos; el aumento del nivel del mar; la disminución del hielo en el Ártico y el Antártico; y el retroceso de casi todos los glaciares alpinos. Estudios recientes demuestran que las trayectorias y la velocidad de la corriente en chorro del norte (grandes ríos de viento en lo alto de la atmósfera) están cambiando a causa de las temperaturas más cálidas en el Ártico, lo que trae consigo inviernos más fríos

Pingüino de Adelia

El calentamiento global resultante de las emisiones humanas de gases de efecto invernadero. Las consecuencias son la pérdida de hábitat, cambios en las condiciones climáticas y en los hábitats que superan la capacidad de migración, y la alteración de las relaciones competitivas.

El destino de muchas especies en un mundo que se calienta rápidamente dependerá probablemente de su capacidad para migrar lejos de las condiciones climáticas cada vez menos favorables a nuevas áreas que satisfagan sus necesidades físicas, biológicas y climáticas.

Los científicos del WWF han calculado que la mayoría de las especies del planeta (incluidas las plantas) tendrán que «desplazarse» a una velocidad superior a los 1.000 metros por año si quieren mantenerse dentro de la zona climática que necesitan para sobrevivir.

Pika americana

El calentamiento global resultante de las emisiones humanas de gases de efecto invernadero. Las consecuencias son la pérdida de hábitat, cambios en las condiciones climáticas y en los hábitats que superan la capacidad de migración, y la alteración de las relaciones competitivas.

El destino de muchas especies en un mundo que se calienta rápidamente dependerá probablemente de su capacidad para migrar lejos de las condiciones climáticas cada vez menos favorables a nuevas áreas que satisfagan sus necesidades físicas, biológicas y climáticas.

Los científicos del WWF han calculado que la mayoría de las especies del planeta (incluidas las plantas) tendrán que «desplazarse» a una velocidad superior a los 1.000 metros por año si quieren mantenerse dentro de la zona climática que necesitan para sobrevivir.

Ver 3+ más

El cambio climático ha producido una serie de amenazas para la vida silvestre en todos nuestros parques. El aumento de las temperaturas disminuye las tasas de supervivencia de muchas especies debido a los cambios que conducen a una menor cantidad de alimentos, a una reproducción menos exitosa y a la interferencia con el medio ambiente para la vida silvestre nativa. Estos cambios perjudiciales ya son evidentes en nuestros parques del Área de la Capital Nacional.

El aumento de las temperaturas corre el riesgo de desestabilizar el equilibrio entre la vida silvestre y su ecosistema. A medida que las plantas se adaptan a los cambios en los patrones de calentamiento, generalmente floreciendo antes o desplazándose a lugares más frescos, la fauna que se ha adaptado a ellas se verá obligada a enfrentarse a nuevos entornos.

Algunas especies lucharán por encontrar alimentos suficientemente nutritivos que se adapten a sus biomas existentes. Los polinizadores, por ejemplo, deberán alimentarse de las flores que florecen antes en el año. Otros animales pueden encontrar que sus hábitats ya no son capaces de soportar su biología.

Sin embargo, también es posible que algunos animales se desenvuelvan mejor en un clima más cálido. Esas especies superarán a otras, ampliando su territorio y sus fuentes de alimento. Pero no toda la fauna pertenece al lugar donde florece. Cuando las especies adaptadas a su entorno pierden sus ventajas naturales, eso deja espacio para que las especies invasoras se multipliquen en el entorno cambiante. El barrenador esmeralda del fresno y la polilla gitana son ejemplos de especies invasoras habituales en la Región de la Capital Nacional que han devastado las comunidades autóctonas.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad