Saltar al contenido

¿Cuál es la principal fuente de energía en la actualidad?

marzo 17, 2022
¿Cuál es la principal fuente de energía en la actualidad?

Fuentes de energía mundiales

Estas fuentes de energía se denominan no renovables porque sus suministros están limitados a las cantidades que podemos extraer de la tierra. El carbón, el gas natural y el petróleo se formaron durante miles de años a partir de los restos enterrados de antiguas plantas y animales marinos que vivieron hace millones de años. Por eso también llamamos a esas fuentes de energía combustibles fósiles.

La energía nuclear se produce a partir del uranio, una fuente de energía no renovable cuyos átomos se dividen (mediante un proceso llamado fisión nuclear) para crear calor y, finalmente, electricidad. Los científicos creen que el uranio se creó hace miles de millones de años, cuando se formaron las estrellas. El uranio se encuentra en toda la corteza terrestre, pero la mayor parte es demasiado difícil o demasiado cara para extraerlo y transformarlo en combustible para las centrales nucleares.

Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, la biomasa de las plantas era la principal fuente de energía, que se quemaba para obtener calor y alimentar a los animales utilizados para el transporte y el arado. Las fuentes no renovables empezaron a sustituir la mayor parte del uso de la energía renovable en Estados Unidos a principios del siglo XIX, y a principios del siglo XX, los combustibles fósiles eran las principales fuentes de energía. El uso de la biomasa para calentar los hogares siguió siendo una fuente de energía, pero principalmente en las zonas rurales y para el calor suplementario en las zonas urbanas. A mediados de la década de 1980, el uso de la biomasa y otras formas de energía renovable comenzó a aumentar, en gran medida debido a los incentivos para su uso, especialmente para la generación de electricidad. Muchos países están trabajando para aumentar el uso de las energías renovables como forma de ayudar a reducir y evitar las emisiones de dióxido de carbono.

Producción de electricidad por países

La creciente demanda mundial de energía y los problemas de escasez e impacto ambiental asociados a las fuentes convencionales están en la base de una muy probable crisis energética en las próximas dos o tres décadas. El petróleo será cada vez más caro y escaso, mientras que los efectos climáticos del uso masivo de todos los combustibles fósiles se dejarán sentir claramente para entonces. Al mismo tiempo, las instalaciones nucleares actuales habrán llegado al final de su vida útil. Y no está claro, sobre todo en Europa, si la energía que dejarán de suministrar cuando se cierren, será suministrada por nuevas centrales nucleares.

En la actualidad, no podemos abandonar ninguna de las fuentes de energía existentes. Deben recibir las modificaciones necesarias para eliminar o reducir su impacto medioambiental, y hay que añadir nuevas fuentes, especialmente las renovables. A continuación, describiré el estado de las tecnologías disponibles y los avances más prometedores en cada una de ellas, siempre en una escala temporal de las próximas décadas.

En una escala más larga, la fusión nuclear formará parte de un catálogo de fuentes de energía más sostenibles, pero no estará lista en el período de tiempo que aquí se considera y, por tanto, no podrá ayudar a resolver la crisis. Por eso no abordaré aquí la fusión nuclear, aunque se está desarrollando un potente e interesante programa a escala internacional. El objetivo es aprovechar las reacciones de la fusión nuclear como fuente de energía, pero los avances previsibles lo sitúan fuera del plazo que hemos elegido para el presente análisis de los problemas energéticos.

Consumo mundial de energía

Las tres principales categorías de energía para la generación de electricidad son los combustibles fósiles (carbón, gas natural y petróleo), la energía nuclear y las fuentes de energía renovables. La mayor parte de la electricidad se genera con turbinas de vapor que utilizan combustibles fósiles, energía nuclear, biomasa, geotérmica y solar térmica. Otras tecnologías importantes de generación de electricidad son las turbinas de gas, las turbinas hidráulicas, las turbinas eólicas y la energía solar fotovoltaica.

El carbón fue la tercera fuente de energía más importante para la generación de electricidad en Estados Unidos en 2020, alrededor del 19%. Casi todas las centrales eléctricas de carbón utilizan turbinas de vapor. Unas pocas centrales de carbón convierten el carbón en gas para utilizarlo en una turbina de gas para generar electricidad.

El petróleo fue la fuente de menos del 1% de la generación de electricidad en Estados Unidos en 2020. El fuel-oil residual y el coque de petróleo se utilizan en las turbinas de vapor. El fuel-oil destilado se utiliza en los generadores de motores diesel. El fuel residual y los destilados también pueden quemarse en las turbinas de gas.

Las centrales hidroeléctricas produjeron alrededor del 7,3% del total de la generación de electricidad en Estados Unidos y alrededor del 37% de la generación de electricidad a partir de energías renovables en 2020.1 Las centrales hidroeléctricas utilizan agua corriente para hacer girar una turbina conectada a un generador.

Fuentes de energía

La electricidad es esencial para la vida moderna, pero casi mil millones de personas viven sin acceso a ella. Desafíos como el cambio climático, la contaminación y la destrucción del medio ambiente exigen que cambiemos la forma de generar electricidad.

En el último siglo, las principales fuentes de energía utilizadas para generar electricidad han sido los combustibles fósiles, la hidroelectricidad y, desde los años 50, la energía nuclear. A pesar del fuerte crecimiento de las energías renovables en las últimas décadas, los combustibles fósiles siguen siendo dominantes en todo el mundo. Su uso para la generación de electricidad sigue aumentando tanto en términos absolutos como relativos: en 2017, los combustibles fósiles generaron el 64,5% de la electricidad mundial, frente al 61,9% en 1990.

El acceso a la electricidad fiable es vital para el bienestar humano. Actualmente, una de cada siete personas en el mundo no tiene acceso a la electricidad. Por ello, la demanda de electricidad seguirá aumentando. Al mismo tiempo, las emisiones de gases de efecto invernadero deben disminuir drásticamente si queremos mitigar el cambio climático, y debemos cambiar a fuentes de energía más limpias para reducir la contaminación del aire. Esto requerirá probablemente un gran aumento de todas las fuentes de energía bajas en carbono, de las que la nuclear es una parte importante.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad