Saltar al contenido

¿Cómo hacer buen uso de las energías renovables?

marzo 16, 2022
¿Cómo hacer buen uso de las energías renovables?

Por qué son buenas las energías renovables

El mundo no parece detenerse cuando se trata de consumir energía. A medida que cada país experimenta su crecimiento y desarrollo como sociedad, sus necesidades de energía aumentan para seguir el ritmo de su expansión. El proceso es natural.    Incluso se fomenta socialmente, pero eso no cambia el hecho de que pasa factura a nuestro planeta. Se explotan y procesan más recursos del mundo para convertirlos en combustible.

Aunque muchas de estas industrias lo han negado durante mucho tiempo, el lado feo del consumo de energía ha quedado expuesto para que todo el mundo lo vea. Ha aumentado la concienciación sobre la necesidad de adoptar soluciones alternativas de energía y residuos que sean renovables y más limpias para evitar la contaminación y frenar la degradación de nuestros numerosos ecosistemas naturales.

Muchas de las iniciativas para utilizar energías limpias son adoptadas en múltiples países. Algunas de ellas están respaldadas por gobiernos e industrias privadas que buscan preservar nuestro planeta y arreglar algunos de los daños causados por nuestra constante demanda de recursos. Muchas personas creen que los esfuerzos individuales no cuentan. El hecho es que cada pequeña ayuda que puedan conseguir suma mucho. Aquí tienes 5 consejos prácticos que puedes seguir para hacer un uso adecuado de las energías renovables en tus instalaciones:

Energías limpias

El debate sobre el modelo energético se escucha constantemente en la calle: ventajas y desventajas del gas, el carbón y el petróleo, la polémica nuclear, la viabilidad de las renovables… Entre el torrente de argumentos, he aquí 10 para explicar el papel vital de las energías limpias dentro de un modelo económico sostenible.

Las renovables no son un proyecto de futuro ni un experimento: ya son una realidad y la producción de las mismas, así como su alcance, no dejará de aumentar. Según la Asociación Mundial de la Energía Eólica, la capacidad mundial instalada de energía eólica había alcanzado casi 200.000 MW a finales de 2010, lo que equivale a 200 centrales nucleares y es capaz de producir el 2,5% de la demanda mundial de electricidad. En Dinamarca, la energía eólica cubre ya el 21% de la demanda de electricidad y en España y Portugal, el 18%.

Las renovables producen energía sin emitir gases de efecto invernadero (GEI), lo que las convierte en un aliado indispensable en la lucha contra el cambio climático. Los gobiernos quieren avanzar en esta dirección debido a compromisos internacionales como el Protocolo de Kioto, firmado por 200 países y que tiene como objetivo reducir las emisiones en un 5% entre 2008 y 2012 (sobre los niveles de 1990). También se aplican políticas supranacionales, como el objetivo marcado por la Unión Europea: que esta reducción alcance el 20% en 2020. Recientemente, la Comisión Europea dijo que le gustaría reducir esas emisiones entre un 80% y un 95% para 2050 (respecto a los niveles de 1990).

Fuentes de energía renovables

La tecnología para utilizar las fuerzas de la naturaleza para hacer el trabajo de abastecer las necesidades humanas es tan antigua como el primer barco de vela. Pero la atención se desvió de las fuentes renovables a medida que la revolución industrial avanzaba sobre la base de la energía concentrada encerrada en los combustibles fósiles. A ello se sumó el creciente uso de la electricidad reticulada basada en los combustibles fósiles y la importancia de las fuentes de energía portátiles de alta densidad para el transporte: la era del petróleo.

A medida que aumentaba la demanda de electricidad, con un suministro que dependía en gran medida de los combustibles fósiles más algo de energía hidráulica y luego de energía nuclear, surgió la preocupación por las emisiones de dióxido de carbono (CO2) que contribuían al posible calentamiento global. La atención volvió a centrarse en las enormes fuentes de energía que surgen a nuestro alrededor en la naturaleza: el sol, el viento y los mares en particular. Nunca se dudó de la magnitud de éstas, el reto fue siempre aprovecharlas para satisfacer la demanda de electricidad fiable y asequible.

Hoy en día, muchos países están muy avanzados en el cumplimiento de ese reto, al tiempo que prueban los límites prácticos de hacerlo a partir de la energía eólica y solar (energía renovable variable, ERV). La naturaleza relativamente diluida de la energía eólica y solar hace que su aprovechamiento sea muy intensivo en materiales, muchas veces más que el de las fuentes de energía densas.

Nuevas fuentes de energía

La inversión en energías limpias debe ir de la mano de la eficiencia y el ahorro energéticos. Las soluciones innovadoras pueden cambiar fundamentalmente la forma en que producimos, almacenamos, transportamos y utilizamos la energía. La transición de los combustibles fósiles a las energías renovables y limpias puede afectar a corto plazo a las comunidades que dependen de los combustibles fósiles. Con políticas específicas e inversiones en nuevas competencias profesionales, la energía limpia puede ofrecer nuevas oportunidades económicas.

La energía en la forma en que se extrae casi siempre necesita ser transformada en un combustible adecuado para su uso. Por ejemplo, la energía eólica o la energía solar necesitan ser convertidas en electricidad antes de que podamos utilizarlas. Del mismo modo, el petróleo crudo extraído del suelo se transforma en gasolina y gasóleo, queroseno, combustible para aviones, gas licuado de petróleo, electricidad, etc., antes de poder utilizarlo en aviones, coches y hogares.

Una parte de esta energía potencial inicial se pierde en el proceso de transformación. Incluso en el caso del petróleo crudo, que tiene una mayor densidad energética ([1]) que la mayoría de los combustibles convencionales, sólo se puede transformar en electricidad alrededor del 20% de este potencial.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad