Saltar al contenido

¿Cómo funcionan las energías no renovables?

marzo 18, 2022
¿Cómo funcionan las energías no renovables?

Nuevas fuentes de energía

La energía renovable está en auge, ya que la innovación reduce los costes y empieza a cumplir la promesa de un futuro energético limpio. La generación solar y eólica estadounidense está batiendo récords y se está integrando en la red eléctrica nacional sin comprometer la fiabilidad.

Esto significa que las energías renovables están desplazando cada vez más a los combustibles fósiles «sucios» en el sector eléctrico, ofreciendo el beneficio de menores emisiones de carbono y otros tipos de contaminación. Pero no todas las fuentes de energía comercializadas como «renovables» son beneficiosas para el medio ambiente. La biomasa y las grandes presas hidroeléctricas plantean difíciles compensaciones si se tiene en cuenta el impacto en la vida silvestre, el cambio climático y otras cuestiones. Esto es lo que debes saber sobre los diferentes tipos de fuentes de energía renovable y cómo puedes utilizar estas tecnologías emergentes en tu propia casa.

La energía renovable, a menudo denominada energía limpia, procede de fuentes o procesos naturales que se reponen constantemente. Por ejemplo, la luz del sol o el viento siguen brillando y soplando, aunque su disponibilidad dependa del tiempo y la meteorología.Aunque a menudo se piensa en las energías renovables como una tecnología nueva, el aprovechamiento de la energía de la naturaleza se ha utilizado durante mucho tiempo para la calefacción, el transporte, la iluminación y mucho más. El viento ha impulsado los barcos para navegar por los mares y los molinos para moler el grano. El sol ha proporcionado calor durante el día y ha ayudado a encender fuegos para que duren hasta la noche. Pero en los últimos 500 años, el ser humano ha recurrido cada vez más a fuentes de energía más baratas y sucias, como el carbón y el gas fraccionado.

Energías renovables y no renovables

Utilizamos mucha energía. Con 7.700 millones de personas en el planeta, la mayoría de las cuales utilizan al menos algún tipo de electricidad para alimentar su vida diaria, o pronto lo harán, esa necesidad no hace más que crecer. Hasta hace muy poco, toda esa energía procedía de fuentes no renovables, pero ahora las cosas están cambiando. (Descubra cómo estamos haciendo nuestra parte como empresa de energía limpia).

Hasta hace poco, la sociedad dependía de fuentes de energía no renovables. Se trata de fuentes de energía que no se reponen, por lo que una vez que se han utilizado, se han agotado para siempre. Por ejemplo, cuando se quema un trozo de carbón, se acaba para siempre y no se puede volver a utilizar.

Hay varios tipos de energía no renovable, pero los que más utilizamos son los combustibles fósiles. Los combustibles fósiles se crean cuando la materia orgánica de plantas y animales que murieron hace millones de años se transformó por el calor y la presión del interior de la corteza terrestre en:

Como se puede ver por el tiempo en que se formaron estos depósitos, se necesitan miles de millones de vidas para que se formen nuevos combustibles fósiles. Por eso estas fuentes no son renovables y, al ritmo que las utilizamos, pueden agotarse en tan sólo 70-100 años.

Fuentes de energía no renovables

Los recursos energéticos no renovables están disponibles en suministros limitados, normalmente porque tardan mucho tiempo en reponerse. La ventaja de estos recursos no renovables es que las centrales eléctricas que los utilizan son capaces de producir más energía según la demanda. Los recursos energéticos no renovables son:

Por ejemplo, el sol sale cada día, pero su capacidad de generar energía es limitada cuando está nublado. Otra desventaja es que los operadores de las centrales eléctricas no pueden aumentar la producción de energía renovable cuando la gente consume más energía, como por ejemplo en un día caluroso en el que mucha gente pone en marcha el aire acondicionado al mismo tiempo.

Estados como California intentan resolver este problema utilizando el almacenamiento de energía, como las grandes baterías, para recoger la electricidad de las fuentes renovables cuando la demanda es baja y utilizarla más tarde cuando la demanda aumenta.

Cuando el carbón, el gas natural y el petróleo se queman para producir energía, emiten gases que atrapan el calor, como el dióxido de carbono. Este proceso de captura de calor es lo que impulsa el cambio climático, y el hecho de no abordar este problema es lo que está catalizando la actual crisis climática.

Consecuencias de los recursos no renovables

Las fuentes renovables se asocian a menudo con la energía verde y la energía limpia, pero hay algunas diferencias sutiles entre estos tres tipos de energía. Mientras que las fuentes renovables son las que son reciclables, las energías limpias son las que no liberan contaminantes como el dióxido de carbono, y las energías verdes son las que proceden de fuentes naturales. Aunque a menudo hay un cruce entre estos tipos de energía, no todos los tipos de energía renovable son en realidad totalmente limpios o verdes. Por ejemplo, algunas fuentes hidroeléctricas pueden dañar los hábitats naturales y provocar la deforestación.

TWI cuenta con una gran experiencia en sectores de energías renovables como la hidroeléctrica, la solar y la eólica. Desde el diseño hasta el funcionamiento, pasando por la ampliación de la vida útil e incluso las averías, nuestros expertos han asesorado a muchos de los grandes nombres del sector energético.

Aunque las energías renovables se consideran a menudo una solución para el futuro de nuestras necesidades energéticas, llevamos siglos aprovechando la fuerza natural de la naturaleza. Los molinos de viento y las ruedas hidráulicas se utilizaban para alimentar los graneros, mientras que el sol se ha utilizado para crear fuego para el calor y la luz.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad