Saltar al contenido

¿Qué es la energía de la biomasa y cómo se produce?

marzo 18, 2022
¿Qué es la energía de la biomasa y cómo se produce?

Energía geotérmica

La quema de biomasa libera dióxido de carbono. Sin embargo, las plantas también toman dióxido de carbono de la atmósfera y lo utilizan para el crecimiento de sus hojas, flores, ramas y tallos. Ese mismo dióxido de carbono se devuelve al aire cuando las plantas se queman.

Muchos tipos diferentes de biomasa, como las astillas de madera, el maíz y algunos tipos de basura, se utilizan para producir electricidad. Algunos tipos de biomasa pueden convertirse en combustibles líquidos, llamados biocombustibles, que pueden alimentar coches, camiones y tractores. Los productos alimentarios sobrantes, como los aceites vegetales y las grasas animales, pueden crear biodiésel, mientras que el maíz, la caña de azúcar y otras plantas pueden fermentarse para producir etanol.

Cómo funciona la biomasa

La biomasa es una fuente de energía renovable, generada a partir de la quema de madera, plantas y otras materias orgánicas, como el estiércol o los residuos domésticos. Al quemarse libera dióxido de carbono (CO2), pero mucho menos que los combustibles fósiles. Consideramos que la biomasa es una fuente de energía renovable, si se sustituyen las plantas u otras materias orgánicas que se queman.

A medida que el Reino Unido se aleja de los combustibles fósiles, es interesante observar cuáles son las fuentes de energía más frecuentes que sustituyen al carbón. La biomasa sólo aportó alrededor del 4% durante el periodo más largo de generación de electricidad sin carbón en el Reino Unido hasta la fecha, mientras que otras opciones “verdes” como la eólica y la solar representaron el 12 y el 11% respectivamente.

  ¿Dónde se ubica la energía biomasa?

Sin embargo, el informe de junio de 2019 de la Asociación de Energías Renovables sugiere que la bioenergía podría triplicarse desde los niveles actuales hasta el 16% en 2032, y podría desempeñar un papel para que el Reino Unido vuelva a cumplir los objetivos de reducción de emisiones. Otro informe de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) ha sugerido que la biomasa podría proporcionar el 60% de la energía renovable mundial para 2030.

Recursos de biomasa

La biomasa se utiliza para la calefacción de instalaciones, la generación de energía eléctrica y la combinación de calor y electricidad. El término biomasa abarca una gran variedad de materiales, como la madera de diversas fuentes, los residuos agrícolas y los desechos animales y humanos.

La biomasa puede convertirse en energía eléctrica mediante varios métodos. El más común es la combustión directa de materiales de biomasa, como los residuos agrícolas o los materiales leñosos. Otras opciones son la gasificación, la pirólisis y la digestión anaeróbica. La gasificación produce un gas de síntesis con un contenido energético utilizable al calentar la biomasa con menos oxígeno del necesario para una combustión completa. La pirólisis produce bioaceite al calentar rápidamente la biomasa en ausencia de oxígeno. La digestión anaeróbica produce un gas natural renovable cuando la materia orgánica es descompuesta por bacterias en ausencia de oxígeno.

Los distintos métodos funcionan aposta con diferentes tipos de biomasa. Normalmente, la biomasa leñosa, como las astillas, los pellets y el serrín, se quema o se gasifica para generar electricidad. Los residuos de rastrojo de maíz y paja de trigo se empacan para su combustión o se convierten en gas mediante un digestor anaeróbico. Los residuos muy húmedos, como los animales y los humanos, se convierten en un gas de contenido energético medio en un digestor anaeróbico. Además, la mayoría de los demás tipos de biomasa pueden convertirse en bioaceite mediante pirólisis, que puede utilizarse en calderas y hornos.

  ¿Cómo utilizar la biomasa en el hogar?

Biocombustibles

La biomasa es materia orgánica renovable que proviene de plantas y animales. La biomasa fue la mayor fuente de consumo energético anual de Estados Unidos hasta mediados del siglo XIX. La biomasa sigue siendo un combustible importante en muchos países, especialmente para cocinar y calentar en los países en desarrollo. El uso de combustibles de biomasa para el transporte y la generación de electricidad está aumentando en muchos países desarrollados como medio para evitar las emisiones de dióxido de carbono derivadas del uso de combustibles fósiles. En 2020, la biomasa proporcionó casi 5 cuatrillones de unidades térmicas británicas (Btu) y alrededor del 5% del uso total de energía primaria en Estados Unidos.

La biomasa contiene energía química almacenada procedente del sol. Las plantas producen biomasa mediante la fotosíntesis. La biomasa puede quemarse directamente para obtener calor o convertirse en combustibles líquidos y gaseosos renovables mediante diversos procesos.

La combustión directa es el método más común para convertir la biomasa en energía útil. Toda la biomasa puede quemarse directamente para calentar edificios y agua, para el calor de procesos industriales y para generar electricidad en turbinas de vapor.

  ¿Dónde se localiza la energía biomasa?
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad