Saltar al contenido

¿Qué es biomasa biocombustible?

marzo 18, 2022
¿Qué es biomasa biocombustible?

Ventajas e inconvenientes de la energía de la biomasa

El uso de la bioenergía se divide en dos categorías principales: «tradicional» y «moderno». El uso tradicional se refiere a la combustión de biomasa en formas como la madera, los residuos animales y el carbón vegetal tradicional. Las tecnologías bioenergéticas modernas incluyen los biocombustibles líquidos producidos a partir del bagazo y otras plantas; las biorrefinerías; el biogás producido a través de la digestión anaeróbica de los residuos; los sistemas de calefacción con pellets de madera; y otras tecnologías.

Alrededor de tres cuartas partes del uso de energía renovable en el mundo se relacionan con la bioenergía, y más de la mitad consiste en el uso tradicional de la biomasa. La bioenergía representó alrededor del 10% del consumo total de energía final y el 1,9% de la generación mundial de electricidad en 2015.

La biomasa tiene un importante potencial para impulsar el suministro de energía en países poblados con una demanda creciente, como Brasil, India y China. Puede quemarse directamente para la calefacción o la generación de energía, o puede convertirse en sustitutos del petróleo o el gas. Los biocombustibles líquidos, un cómodo sustituto renovable de la gasolina, se utilizan sobre todo en el sector del transporte.

Biofuel svenska

La sustitución de los combustibles fósiles por biocombustibles -combustibles producidos a partir de materia orgánica renovable- tiene el potencial de reducir algunos aspectos indeseables de la producción y el uso de combustibles fósiles, como las emisiones contaminantes convencionales y de gases de efecto invernadero (GEI), el agotamiento de los recursos agotables y la dependencia de proveedores extranjeros inestables. La demanda de biocombustibles también podría aumentar los ingresos agrícolas. Por otro lado, dado que muchas materias primas para biocombustibles requieren tierra, agua y otros recursos, las investigaciones sugieren que la producción de biocombustibles puede dar lugar a varios efectos indeseables. Entre los posibles inconvenientes se encuentran los cambios en los patrones de uso de la tierra que pueden aumentar las emisiones de GEI, la presión sobre los recursos hídricos, la contaminación del aire y del agua, y el aumento del coste de los alimentos. Dependiendo de la materia prima y del proceso de producción y del horizonte temporal del análisis, los biocombustibles pueden emitir incluso más GEI que algunos combustibles fósiles en una base energética equivalente. Además, los biocombustibles suelen requerir subvenciones y otras intervenciones en el mercado para competir económicamente con los combustibles fósiles, lo que genera pérdidas de peso muerto en la economía.

Balsa de biocombustible

Cuando vas en el autobús al colegio por la mañana, probablemente tu viaje esté impulsado por el gasóleo o la gasolina, ambos fabricados a partir del petróleo. El petróleo es un combustible fósil, lo que significa que está hecho de organismos descompuestos y fosilizados -como plantas antiguas, plancton y algas- que han estado enterrados bajo la superficie de la Tierra durante millones de años.

Los combustibles fósiles, como el petróleo, el gas natural y el carbón, se extraen de las profundidades de la tierra y se utilizan para conducir automóviles, calentar edificios y generar electricidad. El petróleo también puede utilizarse para fabricar productos químicos derivados del petróleo (petroquímicos), que se encuentran en muchas cosas cotidianas como las suelas de los zapatos o la cubierta de plástico del asiento del autobús escolar.

Lo bueno de los combustibles fósiles es que son muy densos energéticamente, es decir, contienen mucha energía por unidad de volumen. Esto significa que los combustibles fósiles son muy buenos para hacer funcionar los coches y generar calor. Lo que no es tan bueno de los combustibles fósiles es que la Tierra tiene una cantidad limitada de ellos. Como los combustibles fósiles tardan millones de años en formarse, acabaremos por agotarlos antes de que se fabriquen más. Además, la quema de combustibles fósiles o productos petroquímicos libera el gas dióxido de carbono (CO2). El CO2 se conoce como un gas de efecto invernadero, porque puede atrapar los rayos del sol dentro de la atmósfera terrestre, actuando como el techo de cristal de un invernadero. La quema de combustibles fósiles aumenta las concentraciones de CO2 en la atmósfera, lo que puede provocar alteraciones climáticas como el calentamiento global (1).

Cómo genera energía la biomasa

El biocombustible es un combustible que se produce mediante procesos contemporáneos a partir de la biomasa, en lugar de los lentísimos procesos geológicos que intervienen en la formación de los combustibles fósiles, como el petróleo. Dado que la biomasa puede utilizarse técnicamente como combustible de forma directa (por ejemplo, los troncos de madera), algunas personas utilizan los términos biomasa y biocombustible indistintamente. Sin embargo, la mayoría de las veces, la palabra biomasa simplemente denota la materia prima biológica de la que está hecho el combustible, o alguna forma de producto final sólido alterado térmica o químicamente, como los pellets o las briquetas torrefactadas.

La palabra biocombustible suele reservarse para los combustibles líquidos o gaseosos, utilizados para el transporte. La Administración de Información Energética de EE.UU. (EIA) sigue esta práctica de denominación[1] Los biocombustibles drop-in son funcionalmente equivalentes a los combustibles derivados del petróleo y totalmente compatibles con la infraestructura petrolera existente[2] No requieren ninguna modificación del motor del vehículo[3].

Los biocombustibles pueden producirse a partir de plantas (es decir, cultivos energéticos), o de residuos agrícolas, comerciales, domésticos y/o industriales (si los residuos tienen un origen biológico)[4] Los biocombustibles generalmente implican la fijación contemporánea de carbono, como la que se produce en las plantas o microalgas a través del proceso de fotosíntesis. El potencial de mitigación de los gases de efecto invernadero de los biocombustibles varía considerablemente, desde niveles de emisión comparables a los de los combustibles fósiles en algunos escenarios hasta emisiones negativas en otros. El IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) define la bioenergía como una forma de energía renovable[5].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad