Saltar al contenido

¿Cuál es el tipo de biomasa podríamos utilizar de forma cotidiana dar 5 ejemplos?

marzo 17, 2022
¿Cuál es el tipo de biomasa podríamos utilizar de forma cotidiana dar 5 ejemplos?

Cuáles son 4 ejemplos de biomasa

La biomasa puede definirse como cualquier material que sea, o se derive directa o indirectamente, de materia vegetal, materia animal, hongos o algas. Esto incluye la madera, la paja, los cultivos energéticos, los lodos de depuradora, los materiales orgánicos de desecho y los desechos animales.

Los combustibles de madera pueden adoptar la forma de troncos, madera astillada, madera triturada o pellets. Los troncos se suelen utilizar en sistemas de pequeña escala (menos de 50kW de potencia térmica), que se cargan manualmente a diario. La madera astillada o triturada se utiliza generalmente en sistemas automatizados de 50kW hasta 1MW y más. Los pellets tienen una densidad energética mucho mayor que otros combustibles de madera, y se suelen utilizar en sistemas automatizados más pequeños o cuando el espacio es reducido.

Los cultivos energéticos pueden dividirse en varias categorías: cultivos energéticos de rotación corta; cultivos energéticos de hierba; y otros cultivos energéticos agrícolas (que pueden cultivarse para la producción de biogás o para la fabricación de combustibles para el transporte, y que no se tratan en esta guía).

Los cultivos energéticos de corta rotación incluyen el monte bajo de corta rotación y la silvicultura de corta rotación. El monte bajo de rotación corta utiliza árboles de crecimiento rápido, como el álamo y el sauce. Los árboles se cortan cada dos o cuatro años para fomentar la producción de varios tallos nuevos en la siguiente temporada de crecimiento.

Qué es la energía de la biomasa

La biomasa se utiliza para la calefacción de instalaciones, la generación de energía eléctrica y la combinación de calor y electricidad. El término biomasa abarca una gran variedad de materiales, como la madera de diversas fuentes, los residuos agrícolas y los desechos animales y humanos.

La biomasa puede convertirse en energía eléctrica mediante varios métodos. El más común es la combustión directa de materiales de biomasa, como los residuos agrícolas o los materiales leñosos. Otras opciones son la gasificación, la pirólisis y la digestión anaeróbica. La gasificación produce un gas de síntesis con un contenido energético utilizable al calentar la biomasa con menos oxígeno del necesario para una combustión completa. La pirólisis produce bioaceite al calentar rápidamente la biomasa en ausencia de oxígeno. La digestión anaeróbica produce un gas natural renovable cuando la materia orgánica es descompuesta por bacterias en ausencia de oxígeno.

Los distintos métodos funcionan aposta con diferentes tipos de biomasa. Normalmente, la biomasa leñosa, como las astillas, los pellets y el serrín, se quema o se gasifica para generar electricidad. Los residuos de rastrojo de maíz y paja de trigo se empacan para su combustión o se convierten en gas mediante un digestor anaeróbico. Los residuos muy húmedos, como los animales y los humanos, se convierten en un gas de contenido energético medio en un digestor anaeróbico. Además, la mayoría de los demás tipos de biomasa pueden convertirse en bioaceite mediante pirólisis, que puede utilizarse en calderas y hornos.

Bioenergía y biocombustible

La biomasa es materia orgánica renovable que proviene de plantas y animales. La biomasa fue la mayor fuente de consumo energético anual de Estados Unidos hasta mediados del siglo XIX. La biomasa sigue siendo un combustible importante en muchos países, especialmente para cocinar y calentar en los países en desarrollo. El uso de combustibles de biomasa para el transporte y la generación de electricidad está aumentando en muchos países desarrollados como medio para evitar las emisiones de dióxido de carbono derivadas del uso de combustibles fósiles. En 2020, la biomasa proporcionó casi 5 cuatrillones de unidades térmicas británicas (Btu) y alrededor del 5% del uso total de energía primaria en Estados Unidos.

La biomasa contiene energía química almacenada procedente del sol. Las plantas producen biomasa mediante la fotosíntesis. La biomasa puede quemarse directamente para obtener calor o convertirse en combustibles líquidos y gaseosos renovables mediante diversos procesos.

La combustión directa es el método más común para convertir la biomasa en energía útil. Toda la biomasa puede quemarse directamente para calentar edificios y agua, para el calor de procesos industriales y para generar electricidad en turbinas de vapor.

Recursos de la biomasa

La biomasa es una fuente de energía versátil. La materia orgánica que se utiliza como fuente de energía de biomasa incluye árboles, residuos de madera, astillas de madera, maíz, cáscaras de arroz, cáscaras de cacahuete, caña de azúcar, recortes de hierba, hojas, estiércol, aguas residuales y residuos sólidos municipales.

En las aplicaciones residenciales, la biomasa puede utilizarse para calentar espacios o para cocinar. La madera es la fuente de combustible más común, aunque se utilizan muchos materiales diferentes. Los nuevos diseños de estufas de leña pueden mejorar la eficiencia del sistema de cocción o calefacción, disminuyendo la cantidad de combustible que se necesita.

La industria y las empresas utilizan la biomasa para varios fines, como la calefacción de espacios, el calentamiento del agua y la generación de electricidad. Muchas instalaciones industriales, como las madereras, producen naturalmente residuos orgánicos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad